El canciller austriaco, Sebastian Kurz, anunció hoy su renuncia como jefe de Gobierno de ese país europeo luego de intentar sortear sin éxito acusaciones de corrupción que terminaron esta semana con un allanamiento de la sede de su partido y la perdida de confianza de su socio en el poder, Los Verdes.

"Nuestro socio de coalición ha decidido adoptar una postura clara en mi contra", explicó Kurz, el jefe de Gobierno más joven que ha tenido su país, en una conferencia de prensa televisada, en la que además aseguró que Los Verdes lo pusieron en "un callejón sin salida".

El líder conservador sostuvo que había intentado seguir en el cargo dado que "la pandemia no ha terminado aún, la crisis económica apenas acaba de empezar y sería irresponsable una deriva hacia el caos durante meses".

Sin embargo, hoy decidió presentar su renuncia "anteponiendo los intereses del país" a los suyos, según destacó e informó la agencia de noticias DPA.

Lo reemplazará el ministro de Asuntos Exteriores, Alexander Schallenberg, hasta que se defina si se consigue formar una nueva mayoría en el Parlamento y nombrar un nuevo Gobierno, o si los austríacos deben volver a las urnas a elegir sus próximas autoridades.

La Fiscalía de Austria había informado esta semana que Kurz es sospechoso de haber usado fondos gubernamentales para asegurarse una cobertura mediática favorable y, por eso, ordenó el allanamiento de la sede de su partido, el Partido Popular Austríaco (OPV) y de varios despachos de la Cancillería.

Click to enlarge
A fallback.

La investigación sigue unas encuestas que supuestamente encargó el Ministerio de Finanzas de Austria en las que Kurz y el Partido Popular Austríaco salían favorecidos y que aparecieron en un grupo de medios del país.

Los investigadores creen que la cartera de Finanzas desvió dinero para los sondeos que, a juicio del fiscal, estaban "exclusivamente motivados para el avance político del partido". Su publicación en un grupo mediático aliado estuvo acompañado de una cooperación publicitaria de más de 1,1 millones de euros.

El grupo mediático rechaza las acusaciones. Kurz está acusado de incitar al pago de sobornos, mientras que varias personas de su círculo más cercano están acusadas del pago de los mismos, entre los que destacan, entre otros, sus estrategas de medios de comunicación Johannes Frischmann y Gerald Fleischmann.

(Télam)