La viceministra de la Mujer de Paraguay, Liliana Zayas Guggiari, renunció hoy a su cargo tras denunciar que la cartera "perdió credibilidad" ante las últimas políticas tomadas, entre ellas el reconocimiento que se hará al presidente, Mario Abdo Benítez, en el Día de la Mujer Paraguaya.

"Tiene que ver con las últimas decisiones que tomó la máxima autoridad y que no convergen con las mías", explicó la exfuncionaria durante una entrevista con el canal NPY, que fue reproducida por el periódico local Última Hora.

En su carta de renuncia, también advirtió que el Ministerio de la Mujer "perdió credibilidad y goza de desconfianza".

El Ministerio de la Mujer fue blanco de críticas desde el último fin de semana por su pronunciamiento en el que se defendía a la esposa del jefe de Gabinete, Juan Ernesto Villamayor, y a otra mujer que lo acompañaban en un restaurante, tras una agresión entre dos varones.

El comentario generó repudio de la ciudadanía por su selectividad, en un contexto en el que cientos de mujeres sufren violencia cada día.

A esto se suma la invitación que el Ministerio realizó para un acto por el Día de la Mujer Paraguaya, en que no se reconocerá a ninguna mujer pero sí al presidente Abdo Benítez.

Estas polémicas convirtieron a la cartera estatal en un blanco de críticas que desencadenaron en una cadena de reacciones, principalmente, de repudio generalizado.

Liliana Zayas manifestó que ella sugirió a la ministra de la Mujer, Nilda Romero, retractarse del último comunicado emitido por la situación que involucra a Villamayor y que la cartera estatal asuma que fue un error, ya que ella no prestó su acuerdo.

"Estuve esperando si era retractado, al no ser así por las asesoras que rodean a la Ministra y la distancia que hay en cuanto a derechos humanos, me hacen tomar esta decisión de forma indeclinable. Me voy a mi casa, pero seguiré tomando la defensa de los derechos humanos", afirmó.

Romero había explicado días atrás que el comunicado era un repudio contra la violencia, sin ninguna connotación política.

Tras esta polémica, saltó el caso de María José Ramírez, sobrina de Mirtha Elías, otra viceministra de la Mujer, quien denunció que su tía le pidió que "se calle" cuando fue violentada por su tío, Alberto Elías, hermano de la funcionaria.

El caso data del 2019, sin embargo, el reciente comunicado del Ministerio de la Mujer, que repudia las agresiones a acompañantes del jefe de Gabinete, hizo que la joven saliera al paso y se empañara aún más la situación de la institución.

La misma Elías fue duramente criticada porque desde su perfil de Twitter calificó como "mujerines" a los hombres que supuestamente agredieron a las mujeres que acompañaban a Juan Ernesto Villamayor.

Muchas personas cuestionaron que una representante del Ministerio de la Mujer utilizara ese término en forma despectiva. (Télam)