Los países del sur de África volverán a entrar desde hoy en la lista roja de Inglaterra para viajes internacionales, debido a la aparición de una nueva variante del coronavirus, que fue calificada por los científicos como "la peor que hemos visto hasta ahora".

El Gobierno anunció anoche que los vuelos procedentes de Sudáfrica, Namibia, Lesoto, Botsuana, Eswatini y Zimbabue se suspenderán a partir del mediodía de hoy, y cualquier persona que llegue desde esos países a partir de las 4 de la madrugada del domingo tendrá que permanecer en cuarentena en hoteles.

Cualquier persona que llegue antes de esa hora, o que haya llegado al Reino Unido procedente de los países mencionados en los últimos 10 días, deberá permanecer en cuarentena en su casa y deberán realizar un PCR.

Los científicos británicos temen que la variante B.1.1.529 que tiene más de 50 mutaciones, pueda eludir la inmunidad de las vacunas y la infección previa.

"El Reino Unido no puede arriesgarse con una nueva variante del coronavirus identificada en Sudáfrica, que podría eludir la protección de las vacunas", declaró el ministro de Transporte Grant Shapps a la BBC .

Aseguró que el Reino Unido "actuó inmediatamente" con un enfoque de "seguridad ante todo" al incluir seis países en su lista roja para restringir los viajes.

Click to enlarge
A fallback.

Susan Hopkins, asesora médica jefe de la Agencia de Seguridad Sanitaria británica, agregó que se trataba de la variante "más preocupante" hasta el momento.

El Gobierno aclaró que no se ha confirmado ningún caso en el Reino Unido.

Shapps celebró la respuesta rápida y transparente de Sudáfrica, y dijo sobre la decisión de restringir los viajes: "Se trata de un enfoque que da prioridad a la seguridad".

Afirmó que el Reino Unido "actuó inmediatamente" porque "no podemos correr riesgos cuando se trata de algo que podría anular la vacuna", como los científicos temen que sea posible.

"Sabemos por mucha experiencia que nunca se pueden detener estas cosas, pero una acción temprana nos da más tiempo", agregó Shapps.

Los científicos afirman que la variante tiene 50 mutaciones en general y más de 30 en la proteína spike, que es el objetivo de la mayoría de las vacunas y la llave que utiliza el virus para abrir la puerta de entrada a las células del cuerpo humano.

James Naismith, director del Instituto Rosalind Franklin de la Universidad de Oxford, dijo que "es una mala noticia, pero no es el día del juicio final".

La variante haría "casi seguro" que las vacunas fueran menos eficaces, pero seguirían funcionando hasta cierto punto. Los nuevos medicamentos para tratar la Covid-19 no se verían afectados por la variante, sugirió.

(Télam)