El ministro de Relaciones Exteriores británico, Dominic Raab, afirmó hoy en Doha que es necesario formar una "coalición internacional" para "ejercer la máxima influencia que permita moderar" a los talibanes tras su toma de posesión de Afganistán.

El ministro viajó anoche a esa ciudad para conversar con su homólogo de Qatar, Mohamed bin Abdulrahman Al Thani, con el objetivo de garantizar un "pasaje seguro" a los británicos y afganos que quedaron atrás tras el fin de las evacuaciones de Kabul.

En una conferencia de prensa en Doha junto a su homólogo qatarí, que reprodujeron los principales medios británicos, Raab pidió también un "mayor compromiso" de los países de la región que limitan con Afganistán para ejercer una máxima influencia sobre los talibanes.

"Tenemos que conseguir una participación más generalizada, que los países de la región se involucren... hay muchos países que tienen un interés especial en lo que ocurre en Afganistán, así como países que sentirán conmovidos por los riesgos humanitarios y la difícil situación", dijo.

Según Raab, la prioridad inmediata es avanzar en los arreglos prácticos para permitir que los ciudadanos británicos y los afganos que han trabajado para el Reino Unido salgan de Afganistán.

Dijo además que la visita es también una oportunidad para discutir con importantes socios regionales las cuatro prioridades clave del Gobierno para Afganistán, como evitar que el país se convierta en un refugio para terroristas, responder a la difícil situación humanitaria, salvaguardar la estabilidad regional y hacer que los talibanes rindan cuentas sobre los derechos humanos.

La decisión de visitar Doha primero en un viaje a la región, refleja el papel destacado que los qataríes han desempeñado con respecto a Afganistán en los últimos años, incluida la sede de la oficina política de los talibanes en Doha desde 2013.

La intención de Raab es solicitar además las opiniones de Qatar sobre la viabilidad de un aeropuerto en funcionamiento en Kabul, ya sea para vuelos chárter o comerciales, que proporcionaría una importante ruta para los ciudadanos británicos restantes y los afganos con mayor riesgo de abandonar el país.

A pesar de afirmar que hay margen para el compromiso y el diálogo con los talibanes, Raab aclaró que el Reino Unido no tiene planes inmediatos de reconocer al grupo como gobierno.

Por su parte, el ministro de Asuntos Exteriores de Qatar sostuvo que el Estado del Golfo estaba hablando con los talibanes y trabajando con Turquía para ver si puede proporcionar apoyo técnico para reanudar las operaciones en el aeropuerto de Kabul, aunque no dio ningún plazo. (Télam)