El primer ministro británico, Rishi Sunak, confirmó hoy que el Reino Unido se compromete con un fondo climático de 11.600 millones de libras esterlinas (13.363 millones de dólares) y triplicará su financiación para la adaptación a las energías verdes en 1.500 millones de libras esterlinas para 2025, asegurando que la guerra de Ucrania es una "razón para actuar más rápido" sobre el clima.

En su primer discurso internacional como jefe de Gobierno, en la cumbre COP27 de Egipto, el conservador Sunak recordó el mensaje de la fallecida reina Isabel II cuando en la COP26, en Glasgow, Reino Unido, en 2021, afirmó que "cuando las naciones se unen en una causa común, siempre hay espacio para la esperanza".

"Creo que encontramos espacio para la esperanza en Glasgow con un último cambio para crear un plan que limitaría las temperaturas globales a 1,5 grados centígrados", expresó.

"La pregunta hoy es ésta, ¿podemos reunir la voluntad colectiva para entregarlos? Creo que podemos", aseguró.

Sunak dijo que la conferencia COP26 del año pasado en la ciudad escocesa creó "espacio para la esperanza" y fue "una última oportunidad" para crear un plan para mantener bajas las temperaturas globales.

Haciéndose eco de comentarios previos del presidente francés Emmanuel Macron, dijo que la guerra en Ucrania "no es una razón para ir lento en el cambio climático".

En cambio, sostuvo, es una razón para actuar más rápido y una oportunidad para diversificar los suministros de energía del Reino Unido mediante la inversión en energías renovables.

Según Sunak, esto también generará más empleos y ayudará a impulsar el crecimiento, brindando un "legado del que podemos estar orgullosos".

También anunció que para cumplir con el legado de la cumbre del año pasado en el Reino Unido, su Gobierno aportará 65 millones de libras esterlinas (74.96 millones de dólares) para innovación en tecnología ecológica e importantes inversiones en energía limpia con Kenia y Egipto.

En ese sentido, Sunak, aseguró que esta inversión en esta nueva infraestructura verde, incluye ayudar a los países en desarrollo a ofrecer una "vía rápida hacia un crecimiento limpio".

"Debemos cumplir nuestras promesas sobre la financiación climática", subrayó el premier.

El plan también incluye una nueva Asociación de Líderes de Bosques y Clima que destinará más de 150 millones (171 millones de dólares) para proteger las selvas tropicales y los hábitats naturales, incluida la cuenca del Congo y el Amazonas.

Para apoyar la agenda forestal, el Reino Unido destina hoy 90 millones de libras esterlinas para la conservación en la cuenca del Congo, una selva tropical vital que alberga unas 10.000 especies de plantas tropicales y varias especies en peligro de extinción, incluidos elefantes de bosque, chimpancés y gorilas de montaña.

Esta mañana, el ex primer ministro británico Boris Johnson pidió a los líderes mundiales, incluido a su sucesor, que se resistan a debilitarse en los compromisos netos cero.

Muchos países, como el Reino Unido, han establecido objetivos para alcanzar el cero neto para 2050, pero existen dudas sobre si eso sucederá.

En su discurso, el secretario general de la ONU, António Guterres, advirtió hoy que el mundo está "en camino al infierno climático", culpando a las crecientes emisiones de gases de efecto invernadero y al aumento de las temperaturas globales. "El tiempo corre. Estamos en la pelea de nuestras vidas y estamos perdiendo", dijo.

Las temperaturas globales han aumentado 1,1 grados centígrados desde la era preindustrial, y los científicos creen que superar los 1,5 grados centígrados supondría un impacto peligroso para las personas de todo el mundo.

Los expertos dicen que si continuamos con las políticas actuales, estamos en camino de un calentamiento de aproximadamente 2,7 grados centígrados para fines de siglo, comparado con los niveles preindustriales. (Télam)