El Reino Unido trabajará para que toda su producción de energía sea renovable para mediados de la próxima década, afirmó hoy el primer ministro Boris Johnson.

"Considerando lo que podemos hacer con otras fuentes renovables, con la captura y el almacenamiento de CO2, con el hidrógeno, potencialmente creemos que podemos llegar a una producción completa de energía limpia para 2035", declaró Johnson a medios británicos.

El Reino Unido se prepara para recibir en Glasgow, Escocia, del 1 al 12 de noviembre a líderes de todo el mundo en la cumbre ambiental COP26, bajo una presión sin precedentes para descarbonizar sus economías y trazar el camino para evitar las consecuencias catastróficas del calentamiento global.

Como parte de sus planes para descarbonizar el transporte, el Gobierno británico ya se comprometió a prohibir nuevos vehículos contaminantes de aquí a 2040 y señaló que el país se convirtió en un productor líder de energía eólica marina en los últimos años.

La promesa de Johnson también coincide con el aumento de los precios del gas en todo el mundo, que hacen temer una disparada de las facturas de los consumidores este invierno.

Enfrentado a una crisis de suministros debido la pandemia y el Brexit, que afecta especialmente a los carburantes, el dirigente conservador también destacó el potencial de la tecnología verde para disminuir la dependencia exterior.

Click to enlarge
A fallback.

"Significará que por primera vez el Reino Unido no dependerá de los hidrocarburos procedentes del extranjero, con todos los vaivenes de los precios de los hidrocarburos y los riesgos que eso supone para el bolsillo de la gente", afirmó Johnson, informó la agencia de noticias AFP.

"El consumidor dependerá de nuestra propia generación de energía limpia, lo que nos ayudará también a mantener los costos bajos", agregó.

En una entrevista con el medio The Times el sábado último, el premier había afirmado también que el Reino Unido "debe volver a la energía nuclear" y reemplazar sus reactores envejecidos.

Doug Parr, responsable científico de Greenpeace en el Reino Unido, aplaudió los comentarios de Johnson sobre las energías renovables, pero criticó al ejecutivo por este "apego malsano" a la energía nuclear.

El paso a las nuevas tecnologías de almacenamiento y a las energías renovables será más lento si el Gobierno intenta "apuntalar la industria nuclear", subrayó. (Télam)