Reino Unido anunció hoy un controvertido plan de control de la migración clandestina, que incluye enviar a los solicitantes de asilo a Ruanda y confiar a la Armada la vigilancia de las llegadas ilegales por mar.

"A partir de hoy, la Royal Navy asumirá el mando operativo en el canal de la Mancha (...) para garantizar que ninguna embarcación llegue al Reino Unido sin ser detectada", anunció el primer ministro, Boris Johnson, durante una visita a Dover, en la costa del sur de Inglaterra, por donde en los últimos meses llegó un número cada vez mayor de embarcaciones con migrantes.

El ejecutivo dedicará 50 millones de libras (65 millones de dólares) a más personal y nuevo material como helicópteros, aviones y drones, precisó, según la agencia AFP.

Al mismo tiempo, llegó a un acuerdo con las autoridades de Ruanda para enviar a ese país africano, con un "lamentable balance en materia de derechos humanos" según Amnistía Internacional (AI), a personas que entren ilegalmente en el Reino Unido.

La ministra del Interior, Priti Patel, viajó a Kigali para cerrar este multimillonario acuerdo, que provocó la indignación de ONGs como AI, quien denunció "una idea escandalosamente mal concebida" que "provocará sufrimiento y malgastará enormes sumas de dinero público".

Ruanda recibirá en un primer momento 120 millones de libras (157 millones de dólares) "para acoger a demandantes de asilo y migrantes y darles una vía legal para la residencia" y para "establecerse de forma permanente, si así lo desean" en ese país situado a 7.000 kilómetros del Reino Unido, informó su ministro de Relaciones Exteriores, Vincent Biruta.

El plan podrá aplicarse a todos los migrantes o refugiados llegados al Reino Unido de forma clandestina, independientemente del país o continente del que procedan.

El Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (Acnur) expresó hoy su "firme oposición" al proyecto del Reino Unido.

"Las personas que huyen de la guerra, el conflicto y la persecución merecen compasión y empatía. No deben ser intercambiadas como si fueran mercancías y trasladadas al extranjero para ser procesadas", dijo Gillian Triggs, Alta Comisionada Adjunta del Acnur para la Protección Internacional, en un comunicado.

Por su parte, Nadia Hardman, experta en protección de asilados y migrantes en la ONG Human Rights Watch, advirtió de las consecuencias para refugiados como los sirios.

"Los refugiados sirios están desesperados por establecerse en un lugar seguro", dijo a la AFP, y "el acuerdo del Reino Unido con Ruanda solo complicará esta búsqueda".

"Llegarán con la esperanza de ser tratados según los valores fundamentales que el Reino Unido dice defender, pero en su lugar serán trasladados a kilómetros de distancia a otro país en un continente totalmente diferente", denunció.

El control de la inmigración fue uno de los temas claves durante la campaña del Brexit y Johnson prometió poner fin a las llegadas clandestinas.

Pero los números no dejan de aumentar: 28.500 personas realizaron en 2021 en precarias embarcaciones la peligrosa travesía del canal de la Mancha, una de las rutas marítimas más transitadas del mundo, frente a 8.466 en 2020 y 299 en 2018, según cifras del Ministerio del Interior.

El gobierno británico también creará centros específicos en los que ingresar a quienes lleguen de forma clandestina, similares a los existentes en Grecia, para sustituir a los actuales alojamientos hoteleros.

"Nuestra compasión puede ser infinita pero nuestra capacidad para ayudar a la gente no lo es", afirmó Johnson, que busca mejorar su popularidad antes de unas elecciones municipales en mayo que pueden resultar cruciales para su futuro político.

Tim Naor Hilton, director general de la ONG Refugee Action, denunció el nuevo plan como una "forma cobarde, barbárica e inhumana de tratar a las personas que huyen de la persecución y la guerra". (Télam)