Las autoridades británicas analizan postergar dos semanas el siguiente paso del desconfinamiento contra el coronavirus, previsto en principio para el 21 de junio, inicio del verano boreal, ante un repunte de los casos diarios, de acuerdo a fuentes oficiales citadas hoy por dos medios.

Tanto The Telegraph como el Financial Times indicaron que el gobierno que encabeza Boris Johnson está preparando nuevos planes de contingencia que retrasarían dos semanas más, es decir, hasta principios de julio, la flexibilización de las restricciones.

"Estamos trabajando en un abanico de opciones, como el retraso de parte del levantamiento de las restricciones, o el intercambio de medidas entre diferentes fases del levantamiento de las restricciones", explicaron estas fuentes.

El asesor del gobierno británico, Stephen Reicher, indicó hoy que la ejecución de las próximas medidas de reapertura el próximo 21 de junio sería una "temeridad" y representaría "un grave riesgo para la población", según comentarios recogidos por el diario The Guardian.

La circulación de nuevas variantes del coronavirus es una de las razones principales atribuidas a este último incremento de contagios.

Por su parte, el ministro de Salud, Matt Hancock, señaló en tanto que publican "toda la información que tenemos sobre las nuevas variantes, incluida la variante delta (detectada por primera vez en India) y adoptamos este enfoque de total transparencia".

Reino Unido registró en las últimas 24 horas otros 5.765 nuevos contagios y 13 nuevos decesos, de acuerdo con las cifras proporcionadas por el Ministerio de Salud citadas por la agencia de noticias Europa Press.

Un total de 4,5 millones de personas dieron positivo desde el principio de la pandemia, que dejó cerca de 127.800 fallecidos en ese país europeo.

Un total de 40 millones de británicos recibieron al menos la primera dosis de una de las vacunas que se administran en el país, mientras que otros 27 millones ya recibieron la inmunización completa. (Télam)