A pesar de las amenazas de la Unión Europea (UE) con imponer controles estrictos a la exportación de los suministros de vacunas fabricadas en el bloque, el Reino Unido sostiene que la medida no afectará al país porque se aseguró vacunas contra el coronavirus de proveedores diferentes.

Pese a que se cree que la medida podría afectar principalmente el suministro del Reino Unido de la vacuna Pfizer-BioNTech, que se fabrica en Bélgica, la advertencia de la UE se emitió en medio de una disputa con el gigante farmacéutico británico-sueco AstraZeneca acusado de no entregar las dosis prometidas de su vacuna, desarrollada con la Universidad de Oxford.

Según consignaron los principales medios británicos, Simon Stevens, director ejecutivo del NHS (Servicio Nacional de Salud) de Inglaterra) dijo que si se restringe la llegada de las dosis de Pfizer-BioNTech, "por supuesto que sería una preocupación". Sin embargo, aclaró que el Reino Unido se aseguró grandes suministros de otros fabricantes, lo que le permite no depender únicamente de los medicamentos fabricados en la UE.

El funcionario dijo ante el Parlamento que el lanzamiento de la vacuna contra el coronavirus en el Reino Unido no se verá obstaculizado por la burocracia de la UE.

Stevens también destacó que hay una "escasez de suministro" mundial de las vacunas ya que los fabricantes luchan por mantenerse al día con la demanda.

"Si hubiera vacunas ilimitadas, entonces no verías lo que la Comisión Europea decía ayer, no verías a Italia intentando demandar a uno de los fabricantes, no verías a Alemania alborotada como está hoy", expresó.

En ese sentido, el ministro de vacunas británico, Nadhim Zahawi, dijo a la cadena de televisión Sky News que estaba "seguro" de que continuarían los suministros de la vacuna Pfizer e insistió en que ese laboratorio proveerá a la UE, al Reino Unido y al resto del mundo.

"Tenemos 367 millones de vacunas que hemos pedido a siete proveedores diferentes, por lo que estoy seguro de que cumpliremos nuestro objetivo y continuaremos vacunando a toda la población adulta en otoño", dijo.

Hasta ahora, solo se están implementando las vacunas de Oxford y Pfizer en todo el país, y la vacuna Moderna también está autorizada para su uso.

La fábrica de Pfizer está en Bélgica y el Reino Unido ya ha pedido 40 millones de dosis, mientras que las vacunas de AstraZeneca se fabrican en el Reino Unido.

Esta mañana el ministro alemán de Salud, Jens Spahn, pidió que las vacunas y los componentes para producirlas que salgan de la UE requieran una licencia para ser exportadas.

En declaraciones a la televisora pública alemana ZDF, Spahn explicó que de esa manera podría garantizarse una justa distribución de las vacunas producidas en Europa.

También la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, advirtió a los laboratorios que deben honrar los compromisos asumidos y entregar a tiempo las vacunas negociadas contra el coronavirus, según se hizo eco la BBC.

Por su parte, Stella Kyriakides, Comisaria europea de Salud y Seguridad Alimentaria desde 2019, dijo que que la UE "tomará cualquier acción necesaria para proteger a sus ciudadanos y sus derechos", después de que acusó a AstraZeneca de no dar una explicación válida por entregar casi 50 millones de dosis menos de las esperadas al bloque.

Agregó además que se instalará un mecanismo de transparencia de las exportaciones" lo antes posible y que en el futuro, todas las empresas que produzcan vacunas contra el coronavirus en la UE tendrán que proporcionar una notificación anticipada cuando quieran exportar vacunas a terceros países. (Télam)