El Congreso Nacional de Brasil aprobó esta semana un proyecto de ley que permite al Gobierno de Jair Bolsonaro redireccionar para otros fines 635 millones de reales (más de 115 millones de dólares) del Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovaciones, un monto que representa el 92% de las becas y las ayudas para investigación.

La medida, que ahora solo aguarda la promulgación segura de Bolsonaro, había sido pedida especialmente por el Ministerio de Economía para poder cubrir los presupuestos de otras áreas del Gobierno.

La distribución será de 150 millones de reales al Ministerio de Desarrollo Regional para "iniciativas de protección en áreas de riesgo", según el diario Folha do Sao Paulo, 100 millones para completar el Fondo de Alquiler Residencial, 107 millones para el Ministerio de Educación para becas de educación superior y 50 millones para el Ministerio de Salud para saneamiento básico.

Otros giros estarán destinados a infraestructura hídrica y producción de medicamentos.

El presupuesto de Ciencia quedará muy reducido.

"Se da a una mano y se retira con otra. En este proceso, agoniza la ciencia nacional", alertaron sin éxito ocho entidades científicas en una carta dirigida al presidente del Senado, Rodrigo Pacheco, antes de la aprobación de ayer.

Click to enlarge
A fallback.

"Antes decían que solo nos quedábamos con migajas. Ahora, decidieron sacarnos incluso esas migajas. Lo poco que tenía fue dado a otros ministerios", se quejó la vicepresidenta de la Academia Brasileña de Ciencias, Helena Nader. (Télam)