Bolivia registró hoy nuevos máximos diarios de muertes y contagios de coronavirus mientras las vacunas se agotaban y los medicamentos para pacientes graves resultaban cada vez más escasos, según diversos informes divulgados hoy.

"El comportamiento de la pandemia en departamentos como Cochabamba (centro) y Oruro (oeste) es muy preocupante porque ha igualado o incluso superado en nuevos casos diarios a Santa Cruz (este), que ha sido históricamente el más afectado", dijo a periodistas el director de Epidemiología, Freddy Armijo, informó la agencia de noticias Sputnik.

El funcionario realizó esta declaración en referencia al reporte epidemiológico oficial más reciente, según el cual el país tuvo ayer su jornada más letal desde que detectó la pandemia en marzo de 2020, con el récord de 115 decesos.

Bolivia registró también el récord de nuevos casos diarios, 3.439.

La tercera ola de la Covid-19, desatada desde hace poco más de un mes en Bolivia, marcó en cuatro ocasiones picos mayores a los 3.000 nuevos contagios diarios, a diferencia de la primera ola que a mediados de 2020 registró máximos de poco más de dos millares.

Los récords de decesos superaron tres veces el centenar diario en la última semana, aunque el Ministerio de Salud destacó, en un amplio informe presentado anoche, que la tasa de letalidad descendió de 6,2% en la primera ola de contagios a solo 2,2% en la actual etapa.

Esta mejor respuesta a la pandemia se basó en un fuerte incremento de la capacidad de detección de contagios y la dotación masiva de medicamentos básicos importados por el Gobierno directamente desde el extranjero, dijo el ministro de Salud, Jeyson Auza.

Sin embargo, el país trasandino atraviesa una aguda crisis debido a la falta de medicamentos, en especial en las salas de las unidades de cuidados intensivos (UCI), informó el medio local Página Siete.

En Cochabamba, las unidades de cuidados intensivos (UTI) se encuentran saturadas por el incremento de casos de Covid-19, alertaron las autoridades del Colegio Médico de ese departamento, así como también por la Sociedad de Medicina Crítica.

Por la escasez de esas medicinas en las farmacias, la gente opta por buscar los fármacos en el mercado negro y las redes sociales, con valores de hasta diez veces superiores a los oficiales.

Ante las denuncias sobre la escasez de medicamentos, Auza dijo que están en curso nuevos procesos de importación de provisiones masivas compradas por el Gobierno a laboratorios extranjeros.

Esas compras externas incluían oxígeno medicinal producido en países vecinos, que llegará en un promedio de 40 toneladas semanales en el próximo trimestre, tiempo en el cual el Gobierno espera poner en funcionamiento una red de plantas portátiles de oxígeno que instalaría el laboratorio chino Sinopharm.

La escasez amenazaba también a las vacunas contra la Covid-19 y el Gobierno admitió que tenía solo anuncios, pero no fechas confirmadas, de que en el transcurso de junio recibiría nuevos lotes de inmunizantes comprados por Bolivia o enviados por el mecanismo global Covax.

"Las vacunas con que contamos nos van a aguantar unos siete a diez días y ya estaremos sin vacunas, pero tenemos la esperanza de que nos puedan comunicar los próximos días el envío de las dosis pendientes de Sputnik V y de Sinopharm", dijo Armijo.

Varios reportes periodísticos dijeron que el Gobierno hacía gestiones de emergencia para conseguir 228.000 dosis de vacunas AstraZeneca para pacientes que deben recibir la segunda dosis a fines de junio.

Esas dosis debían ser provistas por un laboratorio indio que ahora tiene prohibido exportar medicamentos debido a la gravedad de la pandemia en India, donde la variante Delta azota a la población.

Desde el inicio de la pandemia, Bolivia registra 374.718 contagios con el nuevo coronavirus y acumula un total de 14.639 muertos a causa de la enfermedad. (Télam)