La justicia de Egipto confirmó hoy la pena de cadena perpetua para 10 jefes de la organización islamista Hermanos Musulmanes, condenados por el asesinato de agentes de policía y ayudar a presos a fugarse durante el levantamiento popular de 2011.

Entre las personas cuyas condenas ratificó el tribunal de casación se encuentra el guía supremo de la cofradía, Mohamed Badie, según la agencia de noticias AFP.

Los acusados habían sido sentenciados con perpetua, que en la práctica equivale a 25 años de prisión, en primera instancia en 2019.

Los 10 habían sido juzgados y condenados por ingresar en cárceles con ayuda de miembros del movimiento palestino Hamas, con el objetivo de liberar a detenidos islamistas, y por abatir a agentes de policía durante este operativo.

Paralelamente, el tribunal absolvió a otras ocho personas de menor rango en la cofradía, que previamente habían sido condenadas a 15 años de prisión por violencia en 2011.

Las sentencias del tribunal de casación tienen carácter definitivo.

Hermanos Musulmanes fue declarado "organización terrorista" por la justicia egipcia en 2013, tras el breve mandato presidencial de un año de uno de sus miembros, Mohamed Mursi.

Mursi, primer presidente egipcio elegido democráticamente tras la revuelta popular de 2011, fue derrocado por el Ejército y, posteriormente, el militar Abdel Fatah al Sisi, asumió el gobierno, a cuyo frente sigue. (Télam)