El embajador argentino ante la Organización de los Estados Americanos (OEA), Carlos Raimundi, repudió hoy "los hechos de vandalismo golpista" en Brasil e interpretó que "no cabe ninguna duda que esto forma parte de una estrategia mayor".

"Desde luego que los hechos de vandalismo golpista sucedidos en Brasil tienen que ser repudiados, eso no cabe ninguna duda", afirmó Raimundi en declaraciones a Télam Radio, y agregó que "para no caer en el lugar común del repudio" cabe preguntarse "si esto forma parte de una estrategia mayor".

Argumentó que "hay una vertiente del neoliberalismo, un neoliberalismo económico, un neoliberalismo que construye a partir del apoyo a los grandes conglomerados financieros".

Asimismo, caracterizó esta vertiente como "ideológicamente ultra radicalizada, con desapego a las instituciones, extremadamente nacionalista y neofascista, con odio al extranjero, con odio al pobre, muy apegada a los mensajes de odio, a la utilización de armas y de la violencia".

Raimundi enfatizó que se trata de "una vertiente muy radicalizada que tiene conexiones en las marchas golpistas encabezadas por (Luis) Camacho, el gobernador de la provincia de Santa Cruz en Bolivia; seguramente algún nexo con la destitución de (Pedro) Castillo (Perú) y la represión policial y militar, con el intento de ocupar el Capitolio en el año 2021, más obviamente con el intento de magnicidio de Cristina" Fernández de Kirchner.

"No tratar de indagar al menos como hipótesis que hay una conexión entre todos estos hechos, me parece que sería un acto de gran ingenuidad", afirmó.

Además, Raimundi dijo que "hay que distinguir que el capitalismo financiero globalizado, en este momento que está atravesando una crisis importante de legitimidad en el mundo, no sólo pelea contra las opciones populares, sino que tiene una interna".

"Y en esa interna hay sectores más moderados, con mejores modales que también repudian lo de ayer en Brasil, pero que no dejan de ser representantes del capital financiero globalizado que ha causado y sigue causando estragos tremendos en el mundo", apuntó.

El embajador reiteró que le parece "importante condenar esto y saber que no todos los que condenan han dejado de tener actitudes golpistas en otros lados". (Télam)