Un ataque con drones a una cárcel de Guayaquil, que presuntamente apuntaba a líderes de bandas armadas, fue denunciado hoy por el Servicio de Rehabilitación Social (SNAI) de Ecuador, que hace meses enfrenta una situación compleja en sus penales por la violencia interna.

“Hoy en la madrugada, la Regional Guayas 4, fue atacada con drones desde el exterior. Fueron 3 explosiones, causando daños en los techos del centro. El ataque estaría dirigido a los cabecillas de las bandas. Es grave, estamos en medio de una guerra entre carteles internacionales”, escribió el SNAI en su cuenta de la red Twitter.

La Penitenciaría del Litoral, como se conoce a ese penal de Guayaquil, ya fue sede de enfrentamientos entre grupos organizados y el de hoy fue un ataque que apuntaba a algunos jefes de organizaciones criminales que cumplen ahí su condena.

“Antes de las explosiones, el personal policial y el que se encarga de la seguridad del perímetro logran escuchar el sobrevuelo de algún artefacto, algún dron. Luego de esta situación se escuchan las detonaciones”, explicó el jefe del Control perimetral centro Penitenciario, Santiago Jácome.

A las explosiones le siguieron el sobrevuelo del helicóptero policial y el traslado de agentes de la Policía Nacional y las Fuerzas Armadas al lugar.

El director de la cárcel, Jorge Haz, señaló que los inhibidores de señal impidieron que “estos drones no bajen más allá de una altura considerable”. “No hay afectación a la estructura de la regional, no hay afectación a ningún reo“, puntualizó Haz, según el sitio Primicias.

Desde el año pasado Ecuador vive una escalada de violencia en sus penales, que tuvo su punto más grave en abril de 2020 con la muerte de 79 presos, la mayor masacre en la historia de los centros carcelarios. En julio pasado, otros 22 presos murieron en otro choque. (Télam)