El presidente ruso Vladimir Putin visitó hoy a soldados rusos heridos en Ucrania, la primera vez que oficialmente se mostró con representantes de las fuerzas que desde hace tres meses participan de la invasión del país vecino.

Según imágenes difundidas en la televisión Putin, vestido con una bata blanca, conversó con varios militares internados en la clínica Mandrika, en Moscú, interesándose por sus ciudades de origen y su situación familiar, consignó la agencia de noticias AFP.

"¡Se sentirá orgulloso de su padre!", dijo Putin a un soldado, quien explicó que tiene un hijo de 9 meses.

Uno de los heridos recibió una herida de metralla en el hombro y otro un disparo en el abdomen, aunque las imágenes no mostraron en detalle estas lesiones. Ambos se están recuperando y pronto iniciarán el proceso de rehabilitación, de acuerdo a lo comunicado oficialmente.

Putin visitó la clínica en compañía del ministro de Defensa, Serguei Shoigu, con el que inspeccionó las condiciones en las que son tratados los heridos llegados del frente.

Rusia comunica muy poco sobre el balance de muertos y heridos en la guerra en Ucrania: las últimas cifras fueron publicadas el 25 de marzo y, en ese momento, el ejército ruso admitió haber registrado 1.351 militares fallecidos y 3.825 lesionados, aunque las autoridades ucranianas indican cifras mayores.

El portavoz del presidente, Dmitri Peskov, indicó que Putin "se interesa constantemente y tiene en su agenda las condiciones previstas para los heridos en el curso de la operación militar especial", nombre con el que el Kremlin denomina la invasión

La visita no es signo de "una nueva etapa", explicó y añadió que ahora la agenda del mandatario "le permitió ir personalmente a familiarizarse (con las condiciones) y, sobre todo, a hablar con los militares", según las declaraciones que reproduce la agencia de noticias TASS. (Télam)