El presidente ruso, Vladimir Putin, destituyó hoy al director de la amplia red penitenciaria de Rusia, algunas semanas después de un escándalo provocado por la difusión de videos que mostraban escenas de violaciones y torturas en una cárcel.

Alexander Kalashnikov, director desde 2019 del FSIN (servicios penitenciarios rusos), fue cesado en su cargo y reemplazado por el viceministro del Interior, Arkadi Gostev, exoficial de Policía, según un decreto presidencial, informó la agencia de noticias AFP.

Este reemplazo tiene lugar en medio de un escándalo de torturas en la prisión de la ciudad central de Saratov, que ya había causado el cese de 18 empleados y cinco funcionarios del FSIN local.

A comienzos de octubre, la ONG consagrada a la situación de los presos en Rusia, Gulagu.net, publicó videos de malos tratos suministrados por un denunciante, un exdetenido bielorruso que durante su paso por prisión accedió a estas filmaciones aparentando realizar mantenimiento de computadoras.

Las imágenes muestran violaciones y torturas sistemáticas infligidas a los presos. Tras estas revelaciones, se abrieron varias investigaciones.

En un principio, las autoridades rusas inculparon y emitieron una orden de arresto contra el denunciante, Serguei Savalev, quien desde las filmaciones se fugó de Rusia hacia Francia.

Click to enlarge
A fallback.

El sistema penitenciario ruso con mucha frecuencia es acusado por escándalos de torturas, puesto que guardias u otros detenidos, bajo sus órdenes, las perpetran de una manera casi institucionalizada, sobre todo para obtener confesiones.

Por otra parte, Kalashnikov está sancionado por la Unión Europea (UE), Estados Unidos y Canadá desde 2021 por su presunto rol en el envenenamiento y encarcelamiento del opositor al Kremlin Alexey Navalny. (Télam)