El presidente electo de Colombia, Gustavo Petro, y la vicepresidente electa, Francia Márquez, asistieron hoy en Bogotá a una ceremonia de "posesión popular espiritual", en la que fueron investidos simbólicamente por pueblos indígenas, comunidades afrodescendientes y diversos movimientos sociales en la víspera de su asunción oficial.

Miles de personas ondearon banderas de distintas organizaciones sociales y lanzaron consignas a favor del primer gobierno de izquierda en la historia de Colombia.

Durante el evento, las diversas organizaciones y comunidades entregaron a Petro y Márquez el "mandato popular" que, según expresaron, recoge el sentir del pueblo organizado para el fortalecimiento del poder popular y ancestral.

“Aquí va a comenzar un Gobierno que esperamos sea de la paz, en primer lugar, que pueda traerle a Colombia lo que no ha tenido durante siglos, que es la tranquilidad de la paz”, dijo Petro en el acto celebrado en un céntrico parque capitalino, quien recibió este mandato "con mucha emoción".

En su discurso, el exsenador y exguerrillero, de 62 años, afirmó que luchará para que el país "pueda ser un país de paz, justicia ambiental y justicia social", a la vez que destacó la necesidad de "más y más organización popular en toda Colombia", según el diario El Tiempo.

“¡Que viva Colombia, potencia mundial de la vida!”, sentenció.

Márquez, por su parte, insistió en su llamado para conformar un "Gran Acuerdo Nacional" para trabajar sobre el respeto a la vida y por la paz.

"Hay que construir una nación que vea la diferencia y no quiera exterminar al otro, sino una nación para construir desde la diversidad", exclamó la lideresa social, de 40 años.

Durante el evento, las comunidades presentes le entregaron al mandatario un documento con sus principales reclamos: paz en los territorios apartados, defensa del medio ambiente, protección de las minorías, transformación de las políticas de lucha antidrogas, defensa de los derechos humanos, renovación de las fuerzas armadas, entre otros.

"Compartimos nuestro profundo sentimiento de felicidad y responsabilidad por la llegada al gobierno colombiano de este proyecto político, nacido en las entrañas de los pueblos y caracterizado por el interés de aportar al cambio y realidad de nuestro amado país", señaló una de las voceras indígenas.

Petro asumirá su cargo mañana en reemplazo del conservador Iván Duque (2018-2022) por un período de cuatro años, sin posibilidad de reelección por orden constitucional.

En un país de 50 millones de habitantes, castigado por la inflación (10,2% interanual), el desempleo (11,7%) y la pobreza (39%), el Gobierno electo propone una batería de reformas para reducir la brecha entre ricos y pobres, proteger el medio ambiente, entre otros objetivos. (Télam)