Desafiando una lluvia torrencial, miles de manifestantes se concentraron el sábado en Glasgow para marchar por la "justicia climática" en una jornada de movilización mundial, después de que la activista sueca Greta Thunberg denunciase las negociaciones de la COP26 como un "fracaso".

Los convocantes prevén congregar a unas 100.000 personas a la marcha que comenzó en Kelvingrove Park a las 12 (las 9 de la Argentina), en las inmediaciones del recinto donde se celebra la COP26, que desde el 31 de de octubre y hasta el 12 de noviembre recibe a los representantes de casi 200 países con la misión de alcanzar un acuerdo urgente para limitar el calentamiento global.

Entre los participantes hay colectivos medioambientales, indígenas, sindicalistas y feministas, entre otros, y contará con la participación de activistas como Leónidas Iza, de la Confederación de las Nacionalidades Indígenas de Ecuador, o Verónica Gago, de la plataforma argentina Ni Una Menos.

La fuerte lluvia y los violentos vientos retrasaron el inicio de la marcha, convocada por la plataforma Coalición COP26, donde las mojadas pancartas reclamaban "anteponer ya el planeta al dinero".

"¿Qué queremos? ¡Justicia climática! ¿Cuándo la queremos? ¡Ya!", coreaban los activistas cuando la columna inició su recorrido con la esperanza de llegar tres horas más tarde al lugar donde estaban previstos los discursos de diferentes líderes ecologistas.

"El pueblo, unido, jamás será vencido" cantaban en diferentes idiomas, en una protesta que reunía desde los jóvenes que ya manifestaron ayer su frustración en las calles, hasta el movimiento de desobediencia civil Extinction Rebellion (XR), conocido por sus osadas acciones que paralizan ciudades y suelen acabar en numerosas detenciones.

Click to enlarge
A fallback.

"Esta es la COP26, hemos tenido 25 antes y todas han sido un fracaso", dijo Lilly Henderson, de 17 años y miembro del grupo Viernes por el Futuro, retomando las palabras que su fundadora, Thunberg, lanzó ayer frente a la multitud.

Jayne Whitehead, paisajista de 54 años, acudió junto a sus dos hijas. "Quiero que crezcan con un futuro esperanzador, que disfruten del mundo como nosotros lo hicimos cuando éramos jóvenes y poder mirar hacia adelante sin miedo", afirmó, citada por la agencia de noticias AFP.

"Un solo día no lo cambia todo, pero tenemos que hacer todo lo posible y hoy esto es algo que podemos hacer" pese a la tormenta, admitió.

En paralelo, este mismo sábado, se celebrarán réplicas de la protesta en 200 puntos del mundo, de Seúl a Río de Janeiro, pasando por Manila, México, Lisboa, Los Ángeles o Nairobi. (Télam)