El príncipe Enrique de Inglaterra regresó hoy al Reino Unido por primera vez desde que se mudó a Estados Unidos, a fin de participar de los funerales de su abuelo Felipe, duque de Edimburgo, a quien describió como un "hombre de servicio y honor".

El príncipe Felipe, marido de la reina Isabel II de Inglaterra, murió el viernes pasado a los 99 años, y el retorno de Enrique alienta esperanzas de una reconciliación familiar luego de que se fuera a Estados Unidos con su mujer y renunciara a sus tareas reales.

Enrique, duque de Sussex, aterrizó después del mediodía en el aeropuerto londinense de Heathrow de un vuelo procedente de Los Angeles y entró en aislamiento domiciliario en cumplimiento de las precauciones previstas por el coronavirus, informó Sky News.

Es la primera vez que el príncipe, de 36 años, visita el Reino Unido desde que él y su esposa Meghan dejaron sus deberes reales en marzo pasado.

Las reglas le permitirán acortar el tiempo de cuarentena y estar presente en la ceremonia fúnebre, prevista para el sábado próximo en el castillo de Windsor, al oeste de Londres, de acuerdo con las exenciones indicadas por razones "compasivas".

Al llegar a Londres, Enrique dijo en un comunicado que su abuelo era “un hombre de servicio, honor y gran sentido del humor".

"Abuelo, gracias por tu servicio, tu dedicación a la abuela y por ser siempre tú mismo", dijo el duque de Sussex en su nombre, de su esposa Meghan, de su hijo Archie y de su hija aún no nacida.

En un comunicado separado, su hermano, el príncipe Guillermo, describió a su abuelo como un "hombre extraordinario".

"Extrañaré a mi abuelo, pero sé que él querría que siguiéramos con el trabajo", agregó.

"El siglo de vida de mi abuelo se definió por el servicio: a su país y la Commonwealth, a su esposa y reina, ya nuestra familia", dijo Guillermo, y agregó que él y su esposa, Catalina, seguirán "haciendo lo que él hubiera querido y apoyarán a la reina en los años venideros".

El príncipe Enrique llegó solo tras la traumática separación de la familia real, después de la decisión de trasladarse al extranjero y la reciente entrevista televisiva concedida junto con su esposa, en la que Meghan habló sobre el racismo imperante en la familia de su esposo.

Según informó el Palacio de Buckingham, la actriz estadounidense permanecerá en su casa en California con el pequeño Archie.

La duquesa de Sussex se encuentra en un estado avanzado de embarazo, esperando una segunda hija, por lo que su médico le recomendó no viajar.

En la entrevista dada en Estados Unidos, Enrique se declaró "verdaderamente decepcionado" por la falta de apoyo de su padre y reveló que se había alejado de su hermano Guillermo, de 38 años.

En tanto, Felipe, quien es homenajeado hoy por el Parlamento británico en una sesión extraordinaria de la Cámara de los Comunes, será despedido el 17 de abril por la familia real en Capilla de San Jorge en los terrenos del castillo de Windsor.

El funeral estará restringido al círculo familiar a causa de la pandemia.

Solo podrán asistir 30 personas, entre las que deberían incluirse los cuatro hijos de Felipe e Isabel II (Carlos, Ana, Andrés y Eduardo), sus parejas y sus hijos.

Ayer, el príncipe Andrés dijo que la reina Isabel II sentía "un gran vacío en su vida" tras la muerte de su marido. (Télam)