Los ministros de Relaciones Exteriores de Armenia y Azerbaiyán se reunieron hoy en Georgia para mantener sus primeras conversaciones directas desde la guerra que libraron ambos países del Cáucaso en 2020 por el enclave de Nagorno Karabaj.

Las discusiones entre el jefe de la diplomacia armenia, Ararat Mirzoian, y su homólogo azerbaiyano, Jeyhun Baeramov, que tuvieron lugar en Tiflis, se produjeron tras la mediación europea para avanzar hacia un tratado de paz. 

Los dos diplomáticos "discutieron una amplia gama de temas relacionados con la normalización de las relaciones entre los dos países", informó el Ministerio de Relaciones Exteriores armenio en un comunicado recogido por la agencia de noticias AFP.

Durante la reunión, Mirzoyan "subrayó la importancia de una resolución política del conflicto de Karabaj para construir una paz duradera en la región del Cáucaso", según la nota. 

Tras una primera guerra que dejó más de 30.000 muertos a principios de la década de 1990, ambos países se enfrentaron nuevamente a finales de 2020 por el control de Nagorno Karabaj, una región montañosa que rompió con Azerbaiyán y se independizó, aunque la comunidad internacional no lo reconoció y solo sobrevivió gracias al apoyo político y económico de Armenia.

Más de 6.500 personas murieron en ese segundo conflicto. 

En el marco de un acuerdo de alto el fuego negociado por Rusia, Armenia cedió grandes extensiones de territorio que controlaba.

El acuerdo se considera en Armenia una humillación nacional y varios partidos de la oposición pidieron desde entonces la renuncia del primer ministro, Nikol Pashinian. (Télam)