El primer ministro etíope, el premio Nobel de la Paz Abiy Ahmed, marchó al frente de combate para dirigir al Ejército en la guerra contra los rebeldes de la región norteña de Tigré, que se aceran a la capital del país africano, informó hoy el portavoz del Gobierno.

El viceprimer ministro y canciller, Demeke Mekonnen Hassen, se hará cargo de los asuntos gubernamentales de rutina durante la ausencia de Abiy de Adís Abeba, precisó el portavoz en una rueda de prensa en esta capital.

El lunes, el premier prometió que lucharía en el campo de batalla contra los rebeldes del Tigré porque este "martirio" era necesario para ganar una guerra que ya lleva más de un año.

Los medios estatales no mostraron imágenes de Abiy, un exsoldado de 45 años ganador del Premio Nobel de la Paz, y su portavoz desestimó una pregunta sobre su ubicación exacta como "increíble".

"Llegó al frente ayer", respondió en un escueto mensaje el portavoz, informó la cadena BBC.

Decenas de miles de personas han muerto en la guerra entre tropas federales y aliadas etíopes y combatientes de la región de Tigré, un conflicto que abre la perspectiva de la ruptura de la nación africana.

Click to enlarge
A fallback.

Países como Francia, Alemania y Turquía advirtieron a sus ciudadanos que se vayan de inmediato.

Abiy fue galardonado con el Premio Nobel de la Paz hace apenas dos años por reformas políticas radicales y por hacer las paces con la vecina Eritrea.

Las fuerzas etíopes se enfrentan con las del Frente de Liberación Popular (FLPT), el partido que gobierna en Tigré y que dominó durante mucho tiempo el Gobierno nacional antes de que Abiy llegara al poder.

Los rebeldes se están acercando peligrosamente a Addis Abeba desde hace dos semanas con el objetivo de fortalecer su posición y obligar al primer ministro a dimitir.

Se cree que más de 1 millón de personas están desplazadas en esa, la más septentrional​ de las diez regiones étnicas de Etiopía, que limita al norte con Eritrea y al oeste con Sudán.

El conflicto en el segundo país más poblado de África se inició en noviembre de 2020, cuando una creciente brecha política entre los líderes de Tigré y el Gobierno de Abiy estalló en una guerra abierta.

Abiy permitió a los soldados de Eritrea entrar en Tigré y atacar a los tigriños, lo que resultó en algunas de las peores atrocidades de la guerra.

Abiy negó la presencia de los eritreos durante meses.

Las fuerzas de Tigré quieren que Abiy renuncie, entre otras demandas, mientras el Gobierno de Abiy quiere que las fuerzas de Tigré -que califica de terroristas- se retiren a su región. (Télam)