El primer ministro de Canadá, Justin Trudeau, dijo hoy que los expertos en salud de su país garantizaron la seguridad de la vacuna contra el coronavirus del laboratorio suecobritánico AstraZeneca luego de que varios países europeos suspendieran su uso, y afirmó que las dosis recibidas en Canadá no pertenecen al mismo lote que las europeas.

Trudeau dijo que la vacuna, desarrollada por AstraZeneca en colaboración con la Universidad de Oxford, es segura y que los canadienses no deberían preocuparse por recibirla, después de que casi una docena de países europeos suspendieron su uso tras la aparición de coágulos sanguíneos en vacunados.

"El Ministerio de Salud y nuestros expertos han dedicado mucho tiempo a asegurarse de que todas las vacunas aprobadas en Canadá sean seguras y eficaces", manifestó el primer ministro canadiense, citado por la cadena pública del país CBC.

"La mejor vacuna que puede tomar es la primera que se le ofrece. Así es como superamos esto de la manera más rápida y segura posible", agregó.

El mes pasado, el regulador de salud de Canadá aprobó la vacuna de AstraZeneca y el Gobierno recibió recientemente 500.000 dosis del Serum Institute of India.

Se trata de una versión del fármaco -denominada "Covishield"- que es biológicamente idéntica a la inyección de AstraZeneca pero se fabrica en diferentes condiciones.

Personas de entre 60 y 64 años en la provincia canadiense de Ontario y en otros lugares comenzaron a recibir dosis de AstraZeneca.

Trudeau explicó que los entes reguladores están "siguiendo lo que ha estado sucediendo con un lote específico utilizado en Europa" y aseguró que ninguna de las dosis de AstraZeneca desplegadas en Canadá provienen de ese lote.

Alemania y Francia se unieron hoy a Países Bajos, Noruega, Islandia e Irlanda y otros países para suspender temporariamente el uso de la vacuna por precaución después de informes de coágulos de sangre en algunos receptores.

De los aproximadamente 5 millones de residentes europeos que fueron inoculados con la inyección de AstraZeneca, unos 30 experimentaron "eventos tromboembólicos" (formación de coágulos en los vasos sanguíneos), y se informó de un número incluso menor de muertes.

La Organización Mundial de la Salud (OMS), la agencia de medicamentos de la Unión Europea (EMA) y el propio fabricante de vacunas dijeron que los coágulos de sangre no son infrecuentes y no hay nada que indique que la vacuna sea la culpable de estos eventos. (Télam)