Los dos candidatos a la Presidencia de Perú, que medirán fuerzas el 6 de junio en el balotaje, se enfrentarán hoy cara a cara por primera vez en un debate, marcado por un clima cada vez más tenso y plagado de noticias falsas y acusaciones, de una situación sanitaria muy difícil y de un despliegue de seguridad muy importante.

Más de 400 policías nacionales se encargan de la seguridad del debate de esta tarde entre el sindicalista de izquierda y referente de reclamos rurales y docentes, Pedro Castillo, y y la dirigente conservadora e hija del expresidente Alberto Fujimori, Keiko Fujimori.

El jefe de la Región Policial de Cajamarca, Luis Cacho, explicó al canal de televisión local N que solo las personas autorizadas entrarán en la Plaza de Armas de la localidad de Chota, donde se realizará el debate, y los simpatizantes de los dos candidatos deberán mirarlo desde una cuadra de distancia, según la agencia de noticias estatal Andina, citada por la alemana DPA.

"Estamos coordinando con el alcalde cuánta gente ingresará, pero debe ser una mínima cantidad", agregó el jefe policial.

El debate comenzaba a las 15 hora argentina en medio de encuestas que otorgan una importante ventaja a Castillo, mientras Fujimori intenta a convencer a sectores tradicionalmente vinculados a la derecha, como los empresarios y las fuerzas militares, que no repetirá los errores de su padre, hoy condenado y en prisión por crímenes de lesa humanidad.

Castillo, candidato de Perú Libre, se mantiene como favorito en las encuestas con un promedio de 44%, mientras que Fujimori está lejos con 34%. La clave para definir la Presidencia estaría en que los votos blancos y nulos rondan el 11%. (Télam)