El presidente interino de Perú, Francisco Sagasti, será la primera persona en ser vacunada contra el coronavirus en su país, anunció hoy el Gobierno, que confirmó además que mañana llegarán las primeras 300.000 dosis de la vacuna china Sinofarm y la campaña comenzará el martes próximo.

"El presidente de la República tiene que ser la primera persona en vacunarse, como una demostración en primer lugar de que es una vacuna que nos ayudará a todos", afirmó la ministra de Salud, Pilar Mazzetti.

Las autoridades sanitarias confirmaron que este domingo debe arribar al país vía aérea el primer lote de 300.000 dosis de la vacuna del laboratorio chino Sinopharm, que permitirá inmunizar a 150.000 trabajadores de la salud "más expuesto" por los altos niveles de contagio de la Covid-19.

La ministra aseguró que el presidente Sagasti "quería vacunarse al final pero eso no es lógico, él es el símbolo, tiene que vacunarse primero que nosotros, y luego todo el personal de salud", recogió la agencia de noticias AFP.

Mazzetti informó también que la inmunización empezará en Lima y El Callao (ciudad portuaria vecina a la capital peruana) el martes próximo, mientras que las vacunas transportadas al interior del país por las Fuerzas Armadas estarán disponibles desde el miércoles.

El gobierno peruano, criticado por su demora en la compra de las vacunas mientras que países vecinos como Chile o Bolivia ya iniciaron la inmunización, anunció esta semana que recibirá 20 millones de dosis del antídoto del grupo estadounidense Pfizer, cuyo primer lote de 250.000 unidades llegará en marzo.

Lima negocia además acuerdos con los laboratorios Moderna, Johnson & Johnson y Sinovac.

Perú compro, asimismo, 14 millones de dosis AstraZeneca, que deben llegar después de septiembre.

El país andino espera conseguir en total 52 millones de dosis para vacunar a 26 millones de personas, ya que cada una debe recibir dos aplicaciones. La población peruana es de 33 millones.

Hasta el viernes, Perú reportaba 1,16 millones de casos confirmados y alrededor de 42.000 fallecimientos, con 13.493 personas hospitalizadas en un sistema de salud al borde del colapso, con serias carencias de oxígeno medicinal.

El país se encuentra ahora en una cuarentena focalizada que incluye a Lima y otras nueve regiones, debido a un fuerte aumento de los contagios, decesos y hospitalizaciones.

"Nadie esperaba una segunda ola como esta con un crecimiento tan rápido y agresivo. Esta pandemia ha rebasado todos los cálculos respecto a la primera ola", lamentó la ministra Mazzetti. (Télam)