El presidente de Bielorrusia, Alexandr Lukashenko, acusó hoy al Gobierno de Ucrania de rechazar las conversaciones de paz con Rusia y advirtió que, si no hay un diálogo, Kiev se arriesga a sufrir una "destrucción completa",

"Todo está en manos de Ucrania", declaró Lukashenko en la capital armenia, Ereván, a la que llegó ayer para participar en una sesión del Consejo de Seguridad Colectiva de la Organización del Tratado de Seguridad Colectiva, presidida por el primer ministro armenio, Nikol Pashinian.

Bielorrusia es un aliado clave del presidente de Rusia, Vladimir Putin, y en los últimos meses, tras el inicio de la ofensiva rusa a Ucrania, estrechó la colaboración militar con Moscú.

El mandatario bielorruso reconoció que, para Kiev, puede ser "duro, difícil, doloroso", pero advirtió que "tienen que hacerlo si quieren recuperarse", informó la agencia de noticias bielorrusa BelTA, replicada por Europa Press.

De "lo contrario, llevará a una destrucción completa de Ucrania", remarcó.

Para Lukashenko, "las conversaciones de paz son inevitables", si bien el presidente ucraniano, Volodimir Zelenski, dejó en claro en el último tiempo que no se sentará a negociar mientras Rusia no retire a sus tropas de Ucrania.

El presidente bielorruso consideró que "Europa ha abierto los ojos finalmente" y pueden presionar a Kiev para que acepte el diálogo.

De acuerdo con el mandatario, Europa tiene la guerra "a las puertas" y el conflicto puede terminar costando el puesto a líderes como el francés Emmanuel Macron o el alemán Olaf Scholz. (Télam)