Los principales partidos de la oposición de Paraguay denunciaron hoy al expresidente Horacio Cartes por el acuerdo que firmó en 2017 con su entonces par argentino, Mauricio Macri, en el que reconoce una deuda hacia Argentina de 4.000 millones de dólares por la represa de Yacyretá y se compromete a vender energía a un precio por debajo del valor de mercado.

La denuncia ante la Unidad Especializada de Delitos Económicos y Anticorrupción de la Fiscalía es por “lesión de confianza y asociación criminal, debido un presunto daño patrimonial” al Estado paraguayo.

El acuerdo había sido aprobado por el Congreso paraguayo más de un año después de su firma, apenas dos semanas antes de que termine el mandato de Cartes.

Aunque la denuncia es únicamente contra el exmandatario paraguayo, el nombre de Macri aparece en la presentación por ser el firmante argentino.

Macri se jactó en varias oportunidades de su relación de amistad con Cartes, nacida a partir de la relación de ambos con el fútbol, el argentino desde su gestión en Boca Juniors y el paraguayo como titular de Libertad.

Inclusive, en plena pandemia y con las restricciones a los viajes ya vigentes, Macri viajó a Asunción en julio del año pasado para verse con Cartes y con su sucesor, el ahora presidente Mario Abdo Benítez.

La denuncia fue presentada hoy por los titulares de los partidos Liberal Radical Auténtico (PLRA), Efraín Alegre, y Revolucionario Febrerista, Guillermo Ferreiro, con el respaldo del Frente Guasú, Encuentro Nacional (PEN), Movimiento Popular Colorado (Mopoco), Franja Colorada, Partido de la A y el Partido Democrático Progresista (PDP), entre otros.

“No se pudo realizar una auditoría, pero los documentos presentados son muy claros y demuestran que desde 1992, habiendo sido rechazada una nota reversal por Paraguay, aun así se aceptó una deuda a la Argentina, que no fue aprobada por ambas partes contratantes; por lo tanto, se procedió a un pago en perjuicio del Tesoro paraguayo”, explicó Ferreiro.

El dirigente explicó que ahora la Fiscalía ya tiene “conocimiento claro” del presunto daño patrimonial de alrededor de 4.000 millones de dólares, por lo que “corresponde que abra una investigación penal y proceda a las imputaciones”.

Ferreiro también adelantó que los partidos denunciantes buscarán una negociación con autoridades argentinas para intentar revertir el acuerdo, pese a que –según indicó- Argentina se ve beneficiada con el convenio.

El entendimiento fue firmado el 4 de mayo de 2017 por Cartes y Macri y ratificado el 1 de agosto de 2018 por el Congreso paraguayo, 14 días antes de la asunción de Abdo Benítez.

No solo Asunción acepta por ese acuerdo una deuda de 4.000 millones de dólares, sino que además negocia por 30 años la venta de energía de la represa a precio inferior al de mercado.

Alegre, por su parte, destacó la importancia de “hacer la denuncia en la instancia correspondiente”, pese a sus reiteradas quejas acerca de que el Ministerio Público suele responder a los intereses del oficialismo.

“Es un caso grave, atendiendo a que representa un perjuicio para la ciudadanía, que debe abonar un precio caro por el costo de la energía eléctrica. Esta es una traición a la patria”, subrayó, según los sitios de los diarios ABC Color y Última hora.

Advirtió que “hay gato encerrado con este acuerdo”, porque no se permite una auditoría en la Entidad Binacional Yacyretá (EBY).

"Tomar una deuda en detrimento del Paraguay, una deuda que no está auditada, es obra de una asociación. Porque no es solo Horacio Cartes. Ahí están también los directores de todas las instituciones, la Cancillería y todos los que participaron y formaron parte de esa negociación y de ese acuerdo", indicó Alegre.

La llamada “mesa de los presidentes” opositores ya había presentado antes una denuncia también por la “deuda espuria” de la otra represa que comparte Paraguay, Itaipú, en este caso con Brasil.

En ese caso, la Contraloría General de la República había concluido un informe el mes pasado que dio a conocer que la entidad generó una deuda de 4.193 millones de dólares contra sí misma y a favor de Electrobras, de Brasil. (Télam)