Las autoridades de Polonia registraron ayer por primera vez desde el inicio de la guerra de Ucrania un giro en el flujo migratorio en la frontera común, de manera que el sábado retornaron a territorio ucraniano más personas que las que salieron.

Polonia es el país que más refugiados ha recibido desde que el presidente ruso, Vladimir Putin, dio orden de iniciar la invasión el 24 de febrero.

Según el Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados (Acnur), más de 2,7 millones de personas huyeron a Polonia durante estos 54 días, si bien parte de ellas siguieron hacia otros países de Europa.

El Ministerio del Interior polaco calculó en 60.000 lo refugiados que ya comenzaron a trabajar en el país tras escapar de Ucrania, según la agencia de noticias polaca PAP, citada por Europa Press.

El sábado, unas 19.200 personas entraron a Polonia desde Ucrania, mientras que 22.000 cruzaron la frontera en sentido contrario, según fuentes locales citadas por la cadena británica BBC.

Estos datos evidencian un creciente número de retornos, aunque en gran parte de estos casos se trata de visitas puntuales a familiares o a los lugares de origen.

La invasión rusa sobre Ucrania provocó el mayor éxodo migratorio en Europa del siglo XXI, con más de 4,8 millones de refugiados. Además de a Polonia, también llegaron cientos de miles de personas a Rumania (739.000), Hungría (458.000), Moldavia (422.000) y Eslovaquia (335.000).

En Rusia, Acnur tiene registradas casi medio millón de llegadas, si bien fuentes oficiales citadas por la agencia rusa de noticias Tass aseguraron que serían ya más de 850.000, la mayoría de ellas de la región esteña del Donbass, donde se encuentran las provincias rusoparlantes de Donetsk y Lugansk, que desde hace ocho años mantienen un conflicto armado con el gobierno de Ucrania en reclamo de su independencia.

Fuentes oficiales citadas por Tass señalaron que "en total, más de 860.000 personas, incluidos más de 161.000 niños, llegaron al territorio de Rusia", y agregaron que durante el último día unas 15.000 personas atravesaron la frontera.

Entre esas personas hay más de 237.000 rusos y más de 480.000 ucranianos residentes en Donetsk y Lugansk, cuya independencia fue reconocida por el presidente ruso, Vladimir Putin, días antes de lanzar la invasión.

Por otra parte, las autoridades rusas aseguraron que hasta la fecha han entregado más de 10.000 toneladas de ayuda humanitaria a Ucrania, 6.500 de las cuales fueron recibidas por los residentes en las dos provincias, que Rusia presenta como Repúblicas Democráticas. (Télam)