Alemania anunció hoy que nacionalizará la filial germana del gigante energético ruso Gazprom para evitar la quiebra de este endeudado proveedor de gas que administra desde abril luego de la ruptura con Rusia por la guerra en Ucrania.

Gazprom también perderá una parte del control de otra infraestructura clave para el suministro de gas a Europa, el gasoducto Yamal-Europe, uno de cuyos tramos pasa por Polonia y será nacionalizado por este otro país de la Unión Europea (UE).

En ambos casos, el objetivo es garantizar la seguridad del suministro de gas en un contexto de tensiones entre Rusia y Occidente por la invasión de Ucrania.

Se trata de la segunda nacionalización en Alemania de una empresa energética en menos de tres meses.

En septiembre, Berlín lo hizo con Uniper, del grupo finlandés Fortum, el mayor importador de gas del país, asfixiado por los cortes de gas ruso.

La empresa Securing Energy for Europe GmbH (SEFE) era conocida anteriormente como Gazprom Germania. Es un operador de redes y controla indirectamente la mayor instalación de almacenamiento de gas de Alemania, situada en la ciudad noroccidental de Rehden.

Tras la invasión rusa de Ucrania y la decisión de Moscú de reducir el suministro de energía a Europa, Berlín tomó el control de la empresa en abril, pero no estaba claro quién era el propietario de la compañía.

Como resultado, los socios y los bancos suspendieron las relaciones comerciales con la empresa o se vieron reacios a entablar otras nuevas, dijo el Ministerio de Economía alemán.

"Esto pone en peligro la continuidad de las operaciones comerciales de la SEFE y, por tanto, el suministro de gas", añadió la cartera en un comunicado.

Como resultado de la nacionalización, Gazprom pierde su participación en la empresa, agregó la nota.

Alemania aportará 225 millones de euros (232 millones de dólares) a la empresa, convirtiéndose así en el "único nuevo accionista", dijo el ministerio.

En Polonia, en tanto, el Gobierno anunció hoy que se apoderará de la participación de Gazprom en la sociedad EuRiPol Gaz, propietaria del tramo del gasoducto Yamal-Europe que recorre el territorio polaco, informó la agencia de noticias AFP.

En el caso de Polonia, el gigante energético ruso tenía una participación del 48% en EuRoPol Gaz y el Estado polaco tenía el 52% restante.

Gazprom suspendió las entregas de gas a través del ducto Yamal en abril.

El gasoducto permite transportar 33.000 millones de metros cúbicos de gas desde los yacimientos de la península rusa de Yamal y Siberia occidental hasta Alemania, pasando por Bielorrusia y Polonia.

En mayo, Rusia impuso sanciones contra más de 30 empresas energéticas, entre ellas EuRoPol Gaz, como reacción a las que impusieron los países occidentales por su invasión de Ucrania.

En septiembre, el Gobierno de Alemania tomó el control de las actividades del grupo petrolero ruso Rosneft en el país europeo, donde cuenta con varias refinerías, a fin de "garantizar" el suministro energético afectado por la invasión a Ucrania.


(Télam)