Polonia anunció hoy que solicitó autorización a Alemania para enviar a Ucrania sus tanques de fabricación alemana Leopard para que resista la invasión rusa de manera más eficaz, y pidió a Berlín que "se una a la coalición de países que apoyan a Ucrania" con este tipo de armamento.

"Alemania ya recibió nuestra petición de consentimiento para transferir tanques Leopard 2 a Ucrania", declaró el ministro de Defensa polaco, Mariusz Błaszczak, en un mensaje en su cuenta de Twitter.

El ministro hizo además un llamado a Berlín para que se una "a la coalición de países que apoyan a Ucrania con tanques Leopard 2", una decisión a la que Alemania se mostró hasta ahora reticente, pese a las críticas internacionales.

“¡Esta es nuestra causa común, porque se trata de la seguridad de toda Europa!”, tuiteó Błaszczak.

Polonia aseguró que estaban avanzadas conversaciones con una quincena de Estados para conformar la citada coalición, ya que varios ejércitos europeos poseen estos tanques pesados alemanes, que según los expertos pueden tener un impacto significativo en el terreno.

Según la legislación alemana de control de armas, Polonia y cualquier otro país que le compre armamento necesita la aprobación de Berlín para entregarle los tanques Leopard a Ucrania o cualquier otro país que tampoco sea miembro de la OTAN.

Los tanques Leopard son de fabricación alemana, y la ley de control de armas busca evitar que armas desarrolladas en fabricadas en Alemania acaben siendo utilizadas en zonas de conflicto en contra de los intereses de ese país.

Si bien esta autorización sigue pendiente, el nuevo ministro alemán de Defensa, Boris Pistorius, dijo hoy que los países aliados "pueden empezar a entrenar a los militares ucranianos" en el uso de los tanques Leopard.

"He animado expresamente a los países socios que cuentan con tanques Leopard listos para despliegue a que entrenen a las fuerzas ucranianas en esos tanques", dijo el ministro tras un encuentro en Berlín con el secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg.

Pistorius agregó que la autorización alemana podría ocurrir "en breve", informó la agencia de noticias AFP.

Stoltenberg dijo que espera "pronto" una decisión sobre los Leopard, y se felicitó por el "mensaje claro" del ministro alemán, "porque cuando se haya tomado una decisión sobre la entrega de los carros de combate, llevará tiempo (...) tenerlos listos" para operar en el terreno.

Es importante "darle a Ucrania sistemas más pesados y más avanzados, y tenemos que hacerlo más rápido", dijo el jefe de la OTAN.

"Hemos abordado el asunto de los carros de combate. Las consultas entre los aliados continuarán, y confío en que pronto tengamos una solución", añadió.

Pistorius insistió en que esperaba una decisión "en breve", pero recordó que esta, no obstante, depende del jefe de Gobierno alemán, el canciller federal Olaf Scholz.

La presión sobre el canciller alemán aumenta día a día, también dentro de Alemania, y amenaza con quebrar la unidad del gobierno tripartito, ya que socialdemócratas, verdes y liberales difieren en el tipo de ayuda militar que debe recibir Kiev.

El Kremlin, por su parte, avisó de que la entrega de los carros de combate a Ucrania no traerá "nada bueno para el futuro de la relación" entre Rusia y Alemania.

Estas entregas no traerían nada bueno para el futuro de la relación" entre Alemania y Rusia, dijo el portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov, al considerar que eso "dejaría una huella indeleble".

El fin de semana, el presidente de la Cámara baja del Parlamento ruso, Viacheslav Volodin, advirtió a las potencias occidentales que entregar armas ofensivas a Ucrania conducirá a una "catástrofe global".

"Dada la superioridad tecnológica de las armas rusas, los políticos extranjeros que tomen este tipo de decisiones deben comprender que esto podría acabar en una catástrofe mundial que destruiría sus países", escribió en un mensaje en la aplicación de mensajería Telegram.

Volodin también advirtió que si Estados Unidos y los demás países miembros de la OTAN suministran armas "que se utilizarán para atacar ciudades pacíficas e intentar apoderarse de nuestros territorios", ello conllevará a una "represalia con armas más potentes". (Télam)