El primer ministro polaco, Mateusz Morawiecki, anunció hoy que su país pedirá permiso a Alemania para entregar a Ucrania tanques de asalto Leopard de fabricación germana, un día después de que Berlín se declarara dispuesta a autorizar una entrega de ese tipo y pese a la advertencia rusa de que la provisión de armas occidentales a Kiev puede desencadenar una "catástrofe global".

"Pediremos ese acuerdo, aunque sea una cuestión secundaria", dijo en declaraciones a la prensa polaca el jefe del Ejecutivo, quien reiteró que, de no obtener este consentimiento, "entregaremos nuestros tanques junto con otros países a Ucrania".

Morawiecki agregó que su país elevará "pronto" la solicitud, según informó la agencia de noticias AFP.

"Incluso si no obtenemos su acuerdo, daremos nuestros tanques a Ucrania", insistió el primer ministro, quien recordó que Polonia impulsa la creación de una coalición de países dispuestos a entregar tanques a las fuerzas ucranianas para ayudarlas a repeler la invasión rusa.

"Constantemente estamos presionando al gobierno de Berlín para que sus Leopard 2 estén disponibles (para la exportación)", enfatizó Morawiecki, quien añadió que los alemanes "tienen más de 350 Leopard operativos y unos 200 almacenados".

Polonia anunció su intención de enviar una compañía de tanques Leopard que, al ser de fabricación germana, precisan de un permiso expreso de Berlín para ser exportados a terceros países.

Hasta ahora, Alemania se mostró reticente a enviar su propio armamento, pese a las críticas internacionales, incluidas de la propia Polonia, que lo calificó de "inaceptable", pero este fin de semana indicó su disposición a autorizarlo si se le solicita.

Las declaraciones, ayer, de la ministra alemana de Relaciones Exteriores, Annalena Baerbock, de que estaba abierta a que Polonia suministre tanques Leopard a Ucrania, fue bien recibida en Varsovia.

"Es un paso en la dirección correcta", dijo hoy el asesor presidencial polaco Marcin Przydacz en la radio polaca.

"Si se nos pregunta, no nos interpondremos" a la exportación de los Leopard a Ucrania, dijo Baerbock en una entrevista en la televisión francesa. Sin embargo, a Alemania "todavía no se le había preguntado", explicó.

Las declaraciones de Baerbock se produjeron a pesar de las advertencias del presidente de la Cámara baja del Parlamento ruso, Viacheslav Volodin, quien dijo a las potencias occidentales que entregar armas ofensivas a Ucrania conducirá a una "catástrofe global".

"Dada la superioridad tecnológica de las armas rusas, los políticos extranjeros que tomen este tipo de decisiones deben comprender que esto podría acabar en una catástrofe mundial que destruiría sus países", dijo Volodin a través de un mensaje en la aplicación de mensajería Telegram.

Volodin también advirtió que si Estados Unidos y los demás países miembros de la OTAN suministran armas "que se utilizarán para atacar ciudades pacíficas e intentar apoderarse de nuestros territorios", ello conllevará a una "represalia con armas más potentes".

Los dichos de Volodin llegaron el mismo día en que el presidente francés, Emmanuel Macron, recibió al canciller alemán, Olaf Scholz, en París, donde prometieron, entre otras cosas, un "apoyo indefectible" al pueblo ucraniano, "en todos los ámbitos". (Télam)