Una operación policial de una causa con más de una década de duración contra el candidato presidencial laborista Ciro Gomes, exgobernador de Ceará, levantó hoy una ola de quejas contra el posible uso político de la Policía Federal, a poco más de diez meses de las elecciones, por parte del gobierno del presidente Jair Bolsonaro.

Un juez de Fortaleza, capital del estado nordestino de Ceará, ordenó el allanamiento en la casa de Ciro Gomes y de su hermano, el senador Cid Gomes, en una causa que involucra a una delación premiada de 2010 que tiene que ver con un fraude en la construcción del estadio Castelao, una de las sedes del Mundial de fútbol Brasil 2014.

"Bolsonaro transformó Brasil en un estado policial", denunció Gomes, del Partido Democrático Laborista (PDT), quien recibió la solidaridad del líder en las encuestas y uno de sus rivales, el expresidente Luiz Inácio Lula da SIlva, de quien fue ministro de Integración Nacional.

Gomes había iniciado una ola de critícas contra Lula para intentar erosionarle la base de centroizquierda nacionalista pero según las encuestas no logró convertirse en una tercera alterantiva en el escenario electoral.

Según la Policía Federal, el fraude cometido en la construcción del estadio ocurrió entre 2010 y 2013, lapso en el que fue gobernador Cid Gomes, hoy senador del PDT.

La operación policial por la construcción del estadio Arena Castelao es una derivación de una delación premiada de una empresa constructora de la Operación Lava Jato que instruyó el exjuez y exministro de Justicia Bolsonaro, Sergio Moro, hoy también precandidato presidencial por la ultraderecha no bolsonarista.

Click to enlarge
A fallback.

El escenario político brasileño comenzará la cuenta regresiva para las elecciones de octubre de 2022 con una performance nunca antes vista en la historia electoral del país para Lula, por lo menos en los sondeos.

Una encuesta para la TV Globo de la encuestadora Ipec (ex Ibope) indicó que Lula es favorito para vencer con el 56,3% de los votos contra el 25,3% de Bolsonaro, 9% del exjuez y exministro bolsonarista Moro y 6% de Ciro Gomes, es decir, en la primera vuelta.

Lula, del Partido de los Trabajadores, presidente entre 2003 y 2010, participó de las elecciones presidenciales de 1989, 1994, 1998, 2002 y 2006, mientras que en 2018 fue impedido de participar contra Bolsonaro debido a que estaba preso por una condena por corrupción ejecutada por Moro.

Sin embargo, las sentencias fueron anuladas en marzo y Moro fue declarado parcial por haber ejecutado políticamente las causas de Lava Jato contra el exsindicalista metalúrgico.

El sondeo indicó que Bolsonaro tiene un rechazo del 55% a su gestión entre la población y con un respaldo del 19%, el menor desde que asumió el 1 de enero de 2019. (Télam)