El presidente de Chile, Sebastián Piñera, apostó todo hoy a una postergación de las elecciones para mayo por la pandemia con un proyecto de ley de último momento y una reunión de urgencia del gabinete, pero aún debe conseguir el apoyo del Congreso, donde la presidenta del Senado, la demócrata cristiana, Yasna Provoste, ya advirtió que buscará imponer "una serie de condiciones" al Gobierno.

En medio de una situación epidemiológica crítica que hoy volvió a dejar más de 7.000 nuevos casos de coronavirus por quinto día consecutivo y un récord para la capital, Santiago, Piñera anunció ayer que enviaba un proyecto de ley para postergar las elecciones provinciales, municipales y de constituyentes que se debían realizar los próximos sábado 10 y domingo 11 de abril.

La propuesta del Gobierno busca que los comicios -que ya habían sido desdoblados por primera vez en la historia- sean ahora aplazados un mes, hasta el 15 y 16 de mayo. Para conseguir esto, los ministros del Comité Político del Poder Ejecutivo se desplegaran hoy en el Congreso para lograr obtener una mayoría que permita una tramitación expedita de la reforma constitucional.

Hoy temprano se concretó en el Congreso un encuentro entre dirigentes políticos y parlamentarios de un amplio espectro de partidos para analizar la propuesta presidencial.

Tras la reunión, la presidenta de la Cámara Alta, Yasna Provoste, sostuvo que el respaldo de su sector a la propuesta estará supeditado al cumplimiento de una serie de condiciones.

"La postergación de las elecciones debe estar sujeta al compromiso de una serie de condiciones que le den sentido a este cambio y mejoren la situación sanitaria del país", expresó Provoste a la salida de la reunión.

En la reunión las fuerzas de oposición acordaron exigir al Gobierno más y mejores medidas de apoyo económico y social para las personas antes de expresar su apoyo a la idea del Ejecutivo.

Provoste exigió asimismo "otra gobernanza sanitaria" con mejores medidas económicas para las familias. No puede ser solo el cambio de la fecha", enfatizó.

Hoy Piñera y Provoste se reunirán por primera vez desde que la dirigente asumiera en el cargo hace menos de dos semanas, tras un discurso en el que se declaró "opositora al Gobierno del Presidente Piñera" y señala que cree que Chile "merece más de lo realizado por su Gobierno".

Por otra parte, la candidata presidencial del Partido Socialista, Paula Narváez, advirtió que la eventual postergación de elecciones "no significa extender el actual mandato presidencial".

En esta línea, aseguró que "si el Gobierno no es capaz de avanzar en esta perspectiva, la oposición no está en condiciones de garantizar su respaldo a la propuesta del Ejecutivo".

En cambio, el oficialista alcalde de Las Condes, Joaquín Lavín, por su parte, dio su apoyo a la propuesta presidencial y dijo que debido a la situación actual de la pandemia "lo más prudente" era suspender las elecciones en abril porque de este modo los vocales de mesa tendrían las dos dosis y así "podría ser un mejor escenario" para llevar a cabo las elecciones.

"Siempre he creído que que lo sanitario, la salud, debe primar por sobre lo económico y también por sobre lo político, y en este caso dado el alza de los contagios lo más prudente es postergar la elección", indicó en un video difundido hoy.

La presidenta del Colegio Médico, Izkia Siches, una figura cada vez más relevante en el escenario político del país, que varios sectores le reclaman sea candidata a la Presidencia, adelantó, por su parte, que ese gremio no se opondrá a la propuesta presidencial, pero advirtió que nada asegura que la fecha propuesta "no estemos en un escenario aún peor".

Mientras se tensan las negociaciones dentro del Poder Legislativo, el Gobierno de Piñera busca mostrarse activo, en paralelo, en la gestión de la pandemia, que atraviesa uno de sus momentos más críticos y que llevó al mandatario a volver a encerrar a la mayor parte del país, incluida más de la mitad de Santiago.

Según fuentes de La Moneda citadas por el periódico La Tercera, la reunión de gabinete de emergencia de esta tarde buscará justamente eso e imprimir un sentido de emergencia a toda la administración pública.

La cita tiene previsto realizarse con algunos ministros presenciales en La Moneda y otros por internet. (Télam)