En medio de la crisis sanitaria y laboral debido a la pandemia, el presidente de Chile, Sebastián Piñera, anunció un conjunto de medidas económicas para las familias más afectadas y las pymes, que fue calificada por la presidenta del Senado, la senadora opositora Yasna Provoste, como “insuficientes” y “débiles” para apoyar a los más perjudicados por los decretos de cuarentena que ha vivido el país.

El mandatario anunció desde el palacio de La Moneda dos nuevas medidas que son un Ingreso Familiar de Emergencia (IFE) universal y beneficios para las pequeñas y medianas empresas del país.

Piñera detalló que este IFE universal "será el equivalente a la línea de la pobreza, lo que significa que un hogar de una persona recibirá un aporte de 177.000 pesos (casi 242 dólares), un hogar de cuatro personas recibirá un aporte de 467.000 (casi 640 dólares) y un hogar de diez personas 900.000 pesos (más de 1.200 dólares)”

El segundo anuncio fue la creación de “un bono o cheque de alivio” de un millón de pesos (casi 1.400 dólares) para más de 300.000 pymes de todo el país y en el caso de mujeres dueñas de empresas, recibirán un bono adicional de 20% extra porque, según Piñera, "sabemos que la pandemia y la recesión han afectado con más fuerza a este grupo”.

"Como Gobierno estamos plenamente conscientes, y sentimos como propios las privaciones, dolores y dificultades que, debido a la pandemia del coronavirus, enfrentan hoy las familias y las Pymes de nuestro país”, cerró Piñera.

Después de las palabras del jefe de Estado, la presidenta del Senado, la demócrata cristiana Yasna Provoste, catalogó los anuncios de “débiles para las familias, para las empresas de menor tamaño, para aquellos que creemos que esta sociedad se tiene que jugar con otros valores y que el Estado debe hacer un esfuerzo mayor".

La presidenta de la Cámara alta criticó que el paquete de medidas anunciado por el Ejecutivo no se acercara a la propuesta de “mínimos comunes” presentado por la oposición para ayudar a las personas más afectadas por la pandemia del coronavirus.

Tanto el oficialismo como sectores opositores llevaban negociando varias semanas una “agenda de mínimos comunes” de medidas en distintos frentes consensuadas para superar la crisis sanitaria, económica y distender la tensión política.

A pesar de esto, para Provoste las medidas son “claramente insuficiente y no logra entender los mínimos comunes para la ciudadanía. Este Gobierno no entiende el país que le ha tocado gobernar”.

Cerró diciendo que “este anuncio demuestra que, lamentablemente, el valor del diálogo para este Gobierno tiene poco espacio. Han resuelto dar a conocer su propia propuesta disfrazada de la propuesta de sus partidarios, de los mismos partidos que habitualmente tienen el tono crítico respecto a la gestión de este Gobierno".

Chile vive desde el 18 de marzo de 2020 un Estado de Excepción Constitucional de Catástrofe, decretado por el Gobierno, para enfrentar la pandemia de coronavirus, que ha dejado 1,3 millones de contagiados y casi 29.000 fallecidos. (Télam)