El presidente de Chile, Sebastián Piñera, acusó hoy a una "mayoría de constituyentes" de debilitar "gravemente la familia" tras la decisión de no incluir la libertad de enseñanza en las discusiones sobre la nueva Carta Magna chilena.

A través de un mensaje en su cuenta de Twitter, Piñera defendió que "los padres tienen el deber y derecho preferente de formar y educar a sus hijos", por lo que el Estado "debe colaborar en esta misión, pero nunca pretender reemplazarlos".

"Una mayoría de constituyentes, al no reconocer este derecho de los padres, está debilitando gravemente la familia", condenó el mandatario.

Tras los dichos de Piñera, el vicepresidente de la Convención, Jaime Bassa, pidió al que “por favor no desinforme a la ciudadanía”.

“La Constituyente no ha iniciado las discusiones de fondo sobre los contenidos constitucionales. La discusión sobre el catálogo de derechos se llevará adelante en la Comisión respectiva, según señale nuestro Reglamento”, dijo Bassa.

En Chile, la libertad de enseñanza no refiere en sí misma al derecho a la educación, sino que se consagró en la constitución del país en 1871 y formó parte de varias reformas constitucionales, e incluye tanto le deber del Estado de abrir, organizar y mantener establecimientos educacionales, como el derecho de los padres a escoger el establecimiento de enseñanza para sus hijos.

"Se trata del derecho preferente de los padres a educar a sus hijos", indicó -en sintonía con Piñera- el ministro de Educación, Raúl Figueroa, en entrevista con el medio local La Tercera.

Aunque Figueroa se mostró seguro que de "estos temas van a estar presentes en la discusión general", lamentó que "la señal que se ha dado al excluirlo de la comisión de Reglamento es negativa, porque la libertad de enseñanza, el derecho preferente de los padres a educar a sus hijos, son derechos fundamentales que han estado siempre consagrados" en la legislación chilena.

A fines de agosto, la Comisión del Reglamento de la Convención Constitucional rechazó una indicación impulsada por convencionales oficialistas sobre la “libertad de enseñanza y el derecho preferente de los padres a educar a sus hijos”, como tema a tratar por la eventual comisión permanente de Derechos Fundamentales.

La Asamblea Constituyente, que se encuentra dando los primeros pasos para perfilar la que será la nueva Constitución de Chile, resolvió que no se incorpore en la discusión constitucional el principio de la "libertad de enseñanza y derecho preferente de los padres a educar a sus hijos", lo que abrió un debate público sobre lo acertado de la decisión. (Télam)