La justicia de Paraguay pidió la detención con fines de extradición de dos mujeres que supuestamente cruzaron hacia la Argentina mientras eran buscadas por las fuerzas de seguridad por violación de la cuarentena, perturbación de la paz pública y daños al interés común, informó hoy la prensa local.

Las mujeres están acusadas por su participación en una protesta por el asesinato de dos menores, en septiembre de 2020, durante un operativo militar contra el Ejército del Pueblo Paraguayo (EPP).

La orden del juez de Garantías Miguel Aguilar es contra Mariángela Guidita Abdala Carísimo y Giselle Ferrer, dos de las tres mujeres que, según la justicia, en esa manifestación quemaron una bandera paraguaya y pintaron leyendas en el Panteón de los Héroes, en pleno centro de Asunción.

Abdala Carísimo publicó en su momento un video en el que mostraba su ingreso a la Argentina y hasta escribió en sus redes que había sido aceptada como refugiada, información que Buenos Aires jamás confirmó.

Los fiscales Fabián Centurión y Ángel Ramírez tuvieron a cargo la investigación de lo ocurrido en esa protesta y fueron los que le pidieron al juez Aguilar que pida las detenciones.

Los hechos que se les imputa ocurrieron el 5 de septiembre, cuando grupos defensores de los derechos humanos y organizaciones sociales protestaron por la muerte de dos niñas argentinas, de 11 años, en medio de un operativo de la Fuerza de Tareas Conjunta y el EPP.

El gobierno dijo entonces que había abatido a líderes de la organización guerrillera, pero después debió admitir que se trataba de dos menores y argentinas.

Según el diario ABC Color, uno de los principales de Paraguay, Abdala Carísimo y Ferrer fueron detenidas en Buenos Aires el 2 de este mes, en una protesta frente a la embajada de Paraguay, pero liberadas al día siguiente. (Télam)