El Comité de Operaciones de Emergencia (COE) de Ecuador pidió hoy un confinamiento focalizado los fines de semana en 16 de las 24 provincias del país durante un mes, para intentar contener la propagación del coronavirus, mientras las clases presenciales continuaban suspendidas en escuelas, colegios y universidades.

Para aplicar la restricción, el organismo solicitó al Gobierno la emisión de un decreto de estado de excepción.

El director del COE, Juan Zapata, pidió al presidente Lenín Moreno la aplicación de medidas de emergencia en las provincias de Azuay, Imbabura, Loja, Manabí, Santo Domingo de los Tsáchilas, Guayas, Pichincha, Los Ríos, Esmeraldas, Santa Elena, Tungurahua, Carchi, Cotopaxi, Zamora Chinchipe, El Oro y Sucumbíos.

"El toque de queda será ininterrumpido e iniciará a las 20 del día viernes y finalizará a las 5 del día lunes", señaló Zapata, según el diario local El Comercio.

El funcionario pidió que el estado de excepción tenga una vigencia de 28 días, desde las 20 del viernes próximo hasta las 23.59 del 20 de mayo.

De aprobarse, esta disposición se aplicará también en el feriado del 1 de mayo, en el que aún siendo día de desanso obligatorio se deberá cumplir con el toque de queda.

Asimismo, el COE señaló que el teletrabajo debería ser obligatorio tanto para el sector público como en el privado, excepto en el caso de los puestos de trabajo en los que se requiera acudir presencialmente por la emergencia, y que las clases sigan dictándose de manera remota.

Ecuador acumulaba desde el comienzo de la pandemia 362.843 contagios de coronavirus y 17.804 muertes por la enfermedad, según el conteo de la Universidad Johns Hopkins.

En ese contexto, el secretario general de la Presidencia, Jorge Wated, dijo que el sistema de salud ecuatoriano "está saturado en 16 provincias"

"Hemos identificado la llegada de la cepa brasileña, que genera un efecto de un contagio más rápido y su afectación es a gente de diversas edades; hospitales del sector público, como del sector privado, tienen sus unidades de cuidados intensivos copadas y las listas de espera tienen en riesgo a la población", agregó Wated. (Télam)