La Fiscalía General de México pidió 39 años de cárcel para Emilio Lozoya, el exjefe de la empresa estatal Petróleos Mexicanos (Pemex), por asociación delictiva, cohecho y lavado de dinero, todos delitos derivados del escándalo de sobornos de la constructora brasileña Odebrecht, informó hoy la prensa internacional.

La agencia AFP atribuyó el dato a una fuente judicial cercana al caso, en medio de versiones sobre el pedido de esa pena para el único exfuncionario mexicano de alto nivel investigado por el caso Odebrecht.

La Fiscalía también pidió 25 años de prisión para Gilda Margarita Austin, la madre de Lozoya, acusada de ser copartícipe de los hechos de corrupción atribuidos a su hijo, según indicó la fuente judicial.

Lozoya, de 47 años y cercano colaborador del expresidente Enrique Peña Nieto, está detenido en una prisión de Ciudad de México desde el 3 de noviembre último.

El exfuncionario, que dirigió Pemex entre 2012 y 2016, fue capturado en España en febrero de 2020 y extraditado a México en julio de ese mismo año.

Llevó su proceso con medidas cautelares como parte de un acuerdo con la Fiscalía a cambio de testificar contra otros presuntos involucrados, entre ellos Peña Nieto, pero los elementos que aportó no fueron considerados de valor y se pidió su encarcelamiento.

Click to enlarge
A fallback.

La Fiscalía reveló en 2020 que Lozoya declaró que 4,4 millones de dólares desembolsados por Odebrecht sirvieron para financiar la campaña a la presidencia de Peña Nieto en 2012.

Sin embargo, hasta el momento no se conoce investigación alguna contra el expresidente o sus más cercanos colaboradores, entre ellos el excanciller Luis Videgaray.

Lozoya también es acusado de autorizar la compra por parte de Pemex de una deteriorada planta de fertilizantes con un sobreprecio de 200 millones de dólares.

(Télam)