Representantes de los empleadores, de los trabajadores y del Ministerio de Trabajo de Ecuador fracasaron hoy en su intento de acordar un nuevo salario básico unificado para 2022, durante la segunda reunión de los miembros del Consejo Nacional de Trabajo y Salarios (CNTS), en el que la dirigencia sindical pidió 500 dólares como ingreso mínimo, como lo prometió en campaña el presidente Guillermo Lasso.

"La propuesta de los trabajadores se enmarca en lo que el mismo presidente de la República anunció en sus ofertas de campaña, cuando dijo que el salario mínimo tiene que llegar a 500 dólares", explicó el presidente del Frente Unitario de Trabajadores (FUT), Ángel Sánchez.

El salario básico en Ecuador es actualmente de 400 dólares mensuales, y en sus actividades proselitistas para la segunda vuelta, Lasso se comprometió a incrementar ese monto a 500 dólares mensuales en los cuatro años de Gobierno.

El titular del FUT, la mayor organización sindical ecuatoriana, propuso que el incremento salarial se haga de manera semestral hasta llegar a la cifra ofrecida por el jefe de Estado en dos años: 25 dólares por semestre en 2022 y en 2023.

En la misma conferencia de prensa, la Confederación de Organizaciones Clasistas Unitarias de Trabajadores (Cedocut) respaldó esa propuesta y señaló que al momento el costo de la canasta familiar básica se ubica en 700 dólares.

Y el presidente de la Unión General de Trabajadores del Ecuador (UGTE), José Villavicencio, dijo que el incremento salarial en dos años -en lugar de los cuatro anunciados por Lasso en la campaña- permitirá recortar en menos tiempo la brecha entre el salario básico unificado y el costo de la canasta familiar básica, reportó la agencia Sputnik.

Click to enlarge
A fallback.

En Ecuador la revisión y modificación del salario es establecida por medio de una negociación entre el representante de los trabajadores y otro de los empleadores, a través de la coordinación del Ministerio de Trabajo, y si no hay acuerdo es la cartera laboral la que lauda.

La próxima semana habrá un encuentro y si no hay acuerdo decidirá el ministro del Trabajo, Patricio Donoso. (Télam)