La Fiscalía de la Nación de Perú pidió hoy 36 meses de prisión preventiva para Lilia Paredes, esposa del destituido expresidente Pedro Castillo y exiliada en México, por su presunta participación en contratos irregulares en las municipalidades de Chadín, Anguía y Chachapoyas.

Antes de solicitar la prisión preventiva -también para dos hermanos de Paredes- la Fiscalía desestimó un pedido de comparecencia con restricciones e impedimento de salida del país.

La idea de los 36 meses de arresto es porque, según la Fiscalía, el peligro procesal “se ha incrementado de manera repentina”, sobre todo en los casos de Walter Paredes Navarro y David Paredes Navarro, hermanos de la exprimera dama.

"El Ministerio Público ha procedido a ingresar un requerimiento debidamente motivado y fundamentado de prisión preventiva contra las personas de Lilia Paredes Navarro, Walter Enrique Paredes Navarro y David Alfonso Paredes Navarro. Ello, en mérito a las circunstancias que se han producido en los últimos 30 días que, a criterio de este Ministerio Público, ha incrementado de manera repentina e incrementado el peligro procesal", señaló el fiscal Jorge García citado por medios locales.

Y explica por eso que "en consecuencia, el Ministerio Público desiste del pedido de comparecencia con restricciones e impedimento de salida del país por haber ingresado una medida más gravosa que restringe de una manera más fuerte la capacidad de locomoción y libertad de tránsito de los antes mencionados".

Lilia Paredes está desde el 21 de diciembre en México, que aceptó darle asilo dos semanas después de la salida del cargo de Pedro Castillo, ahora detenido.

El Ministerio Público había pedido también que se prohíba la salida del país a los hermanos de la esposa de Castillo, y para el empresario Hugo Espino, todos investigados por el presunto delito de organización criminal. (Télam)