Perú entregó hoy una nota de protesta a Bolivia por declaraciones del presidente boliviano, Luis Arce, sobre las manifestaciones que se suceden en casi todas las regiones peruanas y adelantó que analiza otras acciones si persisten “nuevos actos de injerencia”.

“Hoy, el Ministerio de Relaciones Exteriores entregó una nota al embajador de Bolivia mediante la cual transmite una enérgica protesta por las declaraciones del presidente Luis Arce sobre temas de política interna. La Cancillería evalúa acciones ante nuevos actos de injerencia”, informó la cartera de Relaciones Exteriores en su cuenta de la red Twitter.

Ayer, Arce dijo en un acto que los países de la región tenían a “la derecha como enemigo en común” y destacó que en Perú el pueblo estaba “luchando por recuperar la democracia”.

"Tenemos al pueblo peruano en una lucha por recuperar su democracia y también por recuperar el derecho a elegir un Gobierno que los represente", dijo el presidente y líder de izquierda.

Y fue todavía más allá al advertir que su Gobierno no reconoce al Ejecutivo peruano y respalda a “los hermanos que luchando contra la dictadura de Dina Boluarte”.

Boluarte asumió la Presidencia de Perú el 7 de diciembre pasado, después de que el Congreso destituyera al mandatario de izquierda Pedro Castillo, de cual ella era vicepresidenta.

Desde entonces se suceden manifestaciones, inicialmente en el sur, pero ahora también en Lima, en reclamo de la renuncia de Boluarte, el cierre del Parlamento y un llamado a elecciones.

Las protestas ya dejaron casi 50 muertos.

No se trata del primer cruce entre Lima y La Paz, pero sí del primero que involucra a Arce.

Ya en días posteriores a la salida del Gobierno de Castillo el expresidente boliviano Evo Morales, del mismo partido que Arce, había defendido al sindicalista docente y repudiado la represión a las protestas, lo que le valió quejas del Ejecutivo de Boluarte.

El 10 de este mes, Morales hizo un llamado a la ONU, a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) y a organizaciones defensoras de los derechos humanos del mundo a que accionen para detener la "masacre" de manifestantes en Perú.

Un día antes, la Superintendencia Nacional de Migraciones del Perú le había prohibido el ingreso a territorio nacional por presuntamente realizar actividades políticas que amenazaban el orden interno.

"Los conflictos en Perú no se resolverán con expulsiones, prohibiciones ni represiones", porque "un pueblo digno como el hermano pueblo peruano sabe que la única solución a la crisis es la refundación del Estado para la recuperación de los recursos naturales con tolerancia e inclusión", replicó entonces el exmandatario boliviano. (Télam)