El Gobierno de Perú anunció hoy que esta semana iniciará una ronda de diálogo con autoridades y legisladores de las distintas bancadas del Congreso con el objeto de reforzar la gobernabilidad, mientras el recién destituido jefe del gabinete, Guido Bellido, advirtió que el país tendrá una nueva Constitución "con el apoyo del presidente Pedro Castillo o sin su apoyo".

La nueva primera ministra, Mirtha Vásquez, anunció en conferencia de prensa que este viernes se reunirá con la presidenta del parlamento unicameral, la opositora María del Carmen Alva, y luego tomará contacto con representantes de los diversos bloques.

"Vamos a iniciar una ronda de encuentros con las diferentes agrupaciones, fuerzas políticas, en el intento de consensuar algunos aspectos que nos parece que podemos llevar adelante de manera conjunta en el marco de la gobernabilidad", explicó Vásquez, según la agencia de noticias Sputnik.

Vásquez sucedió a comienzos de este mes a Bellido, a quien Castillo removió luego de que el anterior jefe de gabinete se enfrentara públicamente con varios de los ministros.

La nueva presidenta del Consejo de Ministros todavía no compareció ante el Congreso -tiene 30 días de plazo desde su asunción, el 6 de este mes- para obtener el voto de confianza que la Constitución establece como requisito para ser confirmada en el cargo junto al resto del gabinete.

La jefa del gabinete pertenece al Frente Amplio, una agrupación de izquierda moderada, en tanto Bellido es uno de los principales dirigentes de Perú Libre (PL), la agrupación marxista a la que Castillo se afilió en 2020 con el fin de postularse a la Presidencia de la República.

Click to enlarge
A fallback.

Mientras tanto, Bellido afirmó hoy que Perú tendrá "nueva Constitución" -una de las principales promesas de campaña de PL- con o sin el apoyo de Castillo.

"Con el apoyo del presidente Pedro Castillo o sin su apoyo vamos a tener nueva Constitución, los pueblos tienen derecho a un nuevo contrato social", escribió el exjefe del gabinete en Twitter.

Bellido estaba hoy en Megantoni, localidad del departamento sureño Cusco donde está ubicado Camisea, el mayor yacimiento de gas del país que fue una de las causas de la remoción del ahora exfuncionario.

Pocos días antes de su destitución, Bellido dijo que el Estado debía renegociar el contrato de concesión con Camisea -de cuyo consorcio operador participan las empresas argentinas Pluspetrol y Tecpetrol-, que sería estatizada de no llegar a un acuerdo, afirmación que fue desautorizada por Castillo.

Tras su salida del gobierno, Bellido asumió su banca en el Congreso, donde PL tiene el bloque más numeroso pero muy lejos -incluso con aliados- de alcanzar mayoría propia. (Télam)