Las Fuerzas Armadas peruanas desplegaron hoy miles de efectivos en una zona considerada como una de las más conflictivas del país, ante las sospechas de que la guerrilla de Sendero Luminoso cometa allí algún tipo de ataque durante las elecciones generales del próximo domingo.

Los militares desplegaron unos 7.960 efectivos, de los cuales 3.100 irán a la zona del valle de los ríos Apurímac, Ene y Mantaro (Vraem).

"No se puede minimizar al enemigo ni maximizarlo, pero sí tratarlo en su real magnitud y sobre todo considerar las circunstancias que está atravesando", alertó el jefe del Comando Conjunto de las Fuerzas Armadas, general César Astudillo, en declaraciones al diario limeño El Comercio recogidas por la agencia de noticias Europa Press.

El Ejército peruano sospecha que ante la reciente muerte de uno de los líderes de Sendero Luminoso, Jorge Quispe Palomino, alias Camarada Raúl, la guerrilla intente mandar un mensaje de fortaleza el día de las elecciones, como ya lo hiciera un día antes de las presidenciales del pasado 9 de abril de 2016.

El Vraem, considerada por las Fuerzas Armadas como "zona dura", es la región de Perú en la que se concentra la mayor parte de lo poco que queda del grupo maoísta, así como otros armados con los que compite por las rutas del narcotráfico.

Astudillo teme que la reciente muerte del Camarada Raúl haya dejado un vacío de poder, que ahora ostenta su hermano Víctor Quispe Palomino, alias Camarada José, que derive en enfrentamientos violentos entre otros candidatos a ocupar el liderazgo, como Grimaldo Huamaní, alias Chato Mendoza.

A Sendero Luminoso se le atribuye la muerte de cerca de 31.000 civiles y militares en sus años de mayor protagonismo y letalidad, en la década del 80.

Según la Comisión de la Verdad y Reconciliación de Perú, entre los años 1980 y 2000 se registraron alrededor de 69.000 muertes provocadas por el conflicto armado, afectando especialmente a las regiones rurales y los poblaciones quechuas de las zonas andinas. (Télam)