La economía de Perú se contrajo el año pasado 11,12%, en el que resultó el peor desempeño en más de tres décadas, después de la prolongada cuarentena dispuesta con el objeto de contener la propagación del coronavirus, se informó hoy oficialmente.

El Instituto Nacional de Estadística e Informática (INEI) resaltó que esa contracción se produjo “luego de 22 años de crecimiento económico ininterrumpido” y que resultó la performance “más baja de las últimas tres décadas”, según la agencia de noticias AFP.

El nivel de la caída es algo inferior al pronosticado inicialmente por el Banco Central, que llegó a estimarla en 12,5%, pero es el más alto desde la contracción de 13,4% de 1989, cuando el país sufría un conflicto armado interno e hiperinflación.

Tras el fin de la dictadura fujimorista, en 2000, el país creció de manera ininterrumpida, incluso a tasas superiores al promedio de América latina.

El año pasado -cuando Perú vivió una cuarentena de más de 100 días que paralizó a 44% de la actividad económica, según datos oficiales-, los sectores que más perdieron fueron alojamiento y restaurantes (50,45%), transporte, almacenamiento y mensajería (26,81%) y servicios prestados a empresas (19,71%).

También se contrajeron por encima del promedio nacional comercio (15,98%), construcción (13,87%), manufactura (13,36%) y minería e hidrocarburos (13,16%).

En cambio, registraron crecimiento telecomunicaciones (4,87%), administración pública y defensa (4,15%), pesca (2,08%) y agropecuario (1,28%).

El INEI subrayó que en diciembre pasado la economía volvió a crecer (0,51% interanual) luego de nueve meses consecutivos de caída.

Perú vive una compleja situación sanitaria, con la cantidad de contagios y muertes por coronavirus cuadruplicada desde diciembre pasado y escasez de camas de terapia intensiva y oxígeno medicinal.

A ello se suma la demora en la llegada de las primeras vacunas -arribaron la semana pasada-, lo que a la vez destapó un escándalo al revelarse que cerca de 500 personas, la mayoría altos funcionarios, fueron inmunizados antes de manera indebida, entre ellos el expresidente Martín Vizcarra y dos ministras del actual mandatario, Francisco Sagasti.

Ese escándalo tuvo lugar en el contexto de una prolongada crisis política -Sagasti es el cuarto presidente en lo que va del actual período quinquenal de gobierno luego de que Vizcarra, el segundo, fuera destituido por el Congreso- y con la campaña para las elecciones generales del 11 de abril ya lanzada. (Télam)