El Gobierno peruano cesó hoy en sus funciones a su embajadora en Bolivia, designada en el cargo por el depuesto mandatario, Pedro Castillo, en momentos de creciente tensión entre Lima y La Paz y acusaciones de "injerencia" del expresidente boliviano Evo Morales en los asuntos internos del país.

Mediante una decreto que lleva las firmas de la presidenta Dina Boluarte y de la ministra de Relaciones Exteriores, Ana Cecilia Gervasi. el Gobierno dio por concluidas las funciones de Carina Ruth Palacios Quincho como embajadora de Perú en Bolivia.

La decisión se produce en momentos de tensión bilateral tras las acusaciones de "injerencia" en asuntos internos realizadas por parte de las autoridades peruanas contra Morales.

El expresidente de Bolivia, que visitó en varias ocasiones desde noviembre de 2021 la sureña región de Puno, fronteriza con su país, para promover su proyecto geopolítico Runasur, había criticado la represión a colectivos indígenas.

"Damos la otra mejilla ante los ataques políticos de la derecha peruana. Pero por favor, paren las masacres, detenciones ilegales, persecución y 'terruqueo' (término usado para descalificar tendencias progresistas o de izquierda) contra nuestros hermanos indígenas. No habrá paz sin justicia social. El Perú profundo demanda una transformación de fondo", escribió el exmandatario en Twitter.

Boluarte le pidió anteayer al líder del Movimiento al Socialismo (MAS) dejar de "intervenir" en los asuntos internos del país y dijo que las autoridades migratorias evalúan si le permitirán entrar al territorio.

"Estamos conversando con Migraciones, para que (...) veamos la situación de ingreso del señor Evo Morales al país. Creo que nadie, ninguna persona, ningún expresidente, ningún líder tiene porque intervenir en temas internos de un país (...) Estamos viendo con Migraciones cuál va a ser la reacción del Gobierno peruano", sostuvo.

Ayer, el congresista del ultraconservador partido Renovación Popular, Jorge Montoya, presentó una denuncia ante la Fiscalía de la Nación contra Morales y los exgobernadores de Puno y Junín por la presunta comisión de los delitos contra la seguridad nacional y traición a la patria, en la modalidad de "atentado contra la integridad nacional".

La ahora exembajadora Palacios Quincho había sido nombrada en el cargo el 30 de septiembre del 2021, durante el Gobierno del expresidente Pedro Castillo. El 15 de octubre de ese año, asumió sus funciones.

Palacios no era diplomática de carrera y antes de su designación había sido fundadora y secretaria de Relaciones Exteriores del partido Perú Libre, con el que Castillo llegó al poder. (Télam)