El personal de salud de Bolivia inició hoy un paro indefinido en rechazo a la Ley de Emergencia Sanitaria promulgada el miércoles por el presidente Luis Arce.

La ley, cuyo objetivo es "proteger la salud pública y prevenir su pérdida o deterioro", prohíbe la suspensión de la atención médica durante la emergencia por la pandemia y regula la contratación de personal médico, así como los costos de los servicios en clínicas privadas en casos de coronavirus.

El Consejo Nacional de Salud (Conasa) definió la medida de fuerza al considerar que la nueva norma vulnera sus derechos y los obliga a trabajar "en condiciones inadecuadas", según el sitio de información boliviano El Deber.

El Colegio Médico de Bolivia, por su parte, anunció que se reunirá hoy para pronunciarse sobre la vigencia de la norma.

La asociación profesional se declaró en emergencia la semana pasada y ya había adelantado que iniciaría una huelga general indefinida en rechazo a la promulgación de la norma.

Entre otras cuestiones, se quejó de la "abreviación de requisitos" para la contratación de personal sanitario que supuestamente incumple requisitos profesionales, en lugar de "abreviación de plazos" que estaba dirigido al contrato rápido de médicos calificados ante la emergencia por la Covid-19.

Por su parte, el Sindicato de Ramas Médicas de Salud Pública de La Paz (Sirmes) informó esta madrugada que sus afiliados realizarán "paro indefinido desde el 18 de febrero, con atención sólo de emergencias".

"La reunión de todos los profesionales de salud rechaza la injusta promulgación de la Ley de Emergencia Sanitaria que pone en riesgo a toda la población boliviana y vulnera todos nuestros derechos y conquistas sociales", sostuvo Sirmes, según el diario boliviano Página Siete.

Médicos de la Caja Nacional de Salud (CNS) de Cochabamba también habían dicho ayer que se sumarían al paro por tiempo indefinido si se promulgaba la ley.

"Se ha determinado un paro general indefinido para que se cumplan las leyes vigentes y si es que promulgaran antes de consensuar, nosotros entraríamos en paro", anticipó la dirigente Aurora Valderrama

Hasta ayer el sector abría la posibilidad de suspender las medidas de protesta en caso de ser convocados nuevamente para tratar y modificar los artículos observados, algo que no ocurrió.

La viceministra de Comunicación, Gabriela Alcón, dijo anteriormente que la nueva normativa fue consensuada con el Colegio Médico para garantizar el derecho a la salud y a la vida.

"Es tiempo de dejar intereses personales o sectoriales y trabajar conjuntamente en la lucha contra la Covid-19", exhortó en su publicación.

Hace unas semanas, los trabajadores del sector sanitario suspendieron una huelga tras haber logrado el compromiso del Ejecutivo de modificar el por entonces proyecto de ley contando con sus opiniones, recomendaciones y críticas.

No obstante, finalmente los médicos desconocieron este acuerdo firmado por el Colegio de Médicos de Bolivia, ya que solo contemplaba la modificación de tres artículos. (Télam)