Personal de enfermería en todo el Reino Unido votó hoy a favor un paro nacional sin precedentes, en reclamo de mejores salarios en un contexto de fuerte inflación, según el Royal College of Nursing (RCN), cuyos miembros realizan por primera vez una medida de fuerza en sus 106 años de historia.

El paro involucrará al personal de más de la mitad de los hospitales y equipos comunitarios, pero la atención de emergencia aún contará con personal.

La huelga "deberá comenzar antes de finales de año", anunció el RCN, sin más precisiones, asegurando que "muchos de los mayores hospitales de Inglaterra se verán afectados".

El ministro de Sanidad británico, Steve Barclay, calificó la decisión de "decepcionante".

La secretaria general y directora ejecutiva de RCN, Pat Cullen, agradeció a los miembros que participaron o apoyaron la votación.

"Este es un momento decisivo en nuestra historia y nuestra lucha continuará a través de la huelga y más allá durante el tiempo que sea necesario para ganar justicia para la profesión de enfermería y nuestros pacientes", expresó la dirigente en un comunicado.

“El enojo se convirtió en una medida: nuestros miembros dicen que ya es suficiente. La voz de la enfermería en el Reino Unido es fuerte y me aseguraré de que se escuche", advirtió.

"Estamos haciendo campaña por un aumento salarial del 5 % por encima de la inflación, para superar los recortes salariales en términos reales, apoyar al personal de enfermería durante la crisis del costo de vida y reconocer sus habilidades críticas para la seguridad", concluyó.

Se espera que las fechas de la huelga se anuncien próximamente.

"Valoramos enormemente el trabajo duro y la dedicación de nuestros enfermeros", dijo a los periodistas el portavoz del primer ministro Rishi Sunak, que aseguró que el ejecutivo está a favor de un acuerdo salarial "justo" con el RCN.

Sin embargo, señaló que la reivindicación salarial del 17%, si se extiende a todo el personal de la sanidad pública británica, incluidos médicos y dentistas, costaría 9.000 millones de libras (10.000 millones de dólares). "En la situación actual, esto es sencillamente inviable", subrayó el portavoz.

La medida de fuerza del personal de enfermería se suma a la de los empleados de subterráneos de Londres, que comienza mañana, y al paro masivo decretado por los docentes universitarios a fin de mes. (Télam)