Una periodista que alega que el expresidente estadounidense Donald Trump la violó en la década del 90 presentó una demanda mejorada, bajo el amparo de una nueva ley que protege a las víctimas de agresión sexual décadas después de que el suceso haya ocurrido.

La nueva presentación de los abogados de E. Jean Carroll se produjo hoy, minutos después de que entrara en vigencia una ley del estado de Nueva York que permite a las víctimas efectuar este tipo de demandas, independientemente de los plazos de prescripción.

Carroll, de 78 años, presentó una demanda civil federal por difamación contra Trump en noviembre de 2019, la cual está en curso.

Tanto Carroll como Trump presentaron declaraciones juradas ante un juez de Nueva York en octubre. 

La demanda mejorada de Carroll, escritora y excolumnista de la revista Elle, acusa a Trump de agresión, "cuando la violó y manoseó a la fuerza".

El magnate de ultraderecha sostuvo que se trató de una difamación al asegurar que no era más que "una caza de brujas".

A su vez, refirió que era "una estrategia" de Carroll "para vender más ejemplares de su libro '¿Para qué necesitamos a los hombres?', en el que relata el episodio.

En esta nueva demanda, Carroll busca daños compensatorios y punitivos no especificados por daño psicológico, dolor y sufrimiento, pérdida de dignidad y daño a su reputación.

La demanda anterior de la periodista está programada para ir a juicio a principios de 2023. El juez puede decidir incluir los nuevos reclamos en el juicio.

Carroll hizo su primera denuncia de agresión sexual contra Trump en un libro de 2019, alegando que el exmandatario republicano la violó en un probador en Bergdorf Goodman, una lujosa tienda de departamentos en Nueva York, a fines de 1995 o principios de 1996.

Pero hasta que la nueva Ley de Sobrevivientes Adultos de Nueva York entró en vigencia hoy, Carroll no pudo presentar el reclamo por agresión porque el presunto incidente había ocurrido hace mucho tiempo.

Trump incluso negó haber conocido a su denunciante al sostener que ella no era "su tipo" y afirmar que se trataba de una "mentira total".

La abogada de Trump en el caso, Alina Habba, expresó que respeta y admira a quienes se presentan bajo la nueva ley del estado de Nueva York, pero que "este caso, desafortunadamente, es un abuso del propósito" de la misma. 

En un correo electrónico enviado a la agencia de noticias francesa AFP, Habba dijo que esta denuncia "crea un precedente terrible que corre el riesgo de deslegitimar la credibilidad de las víctimas reales".

La nueva ley otorga a las víctimas de agresión sexual en el estado de Nueva York una ventana de un año para demandar a sus presuntos abusadores, incluso cuando el delito ocurrió hace mucho tiempo.

En su nueva denuncia, Carroll reiteró que guardó silencio durante más de 20 años por temor a represalias, pero cambió de opinión tras el surgimiento del movimiento #MeToo en 2017 contra la violencia hacia las mujeres.

Trump logró retrasar en varias ocasiones la denuncia por difamación gracias a su paso por la Casa Blanca, ya que alegaba que el presidente de Estados Unidos no puede ser demandando en el ejercicio de sus funciones si los hechos guardan relación con su cargo.

En septiembre, un tribunal federal de apelaciones falló parcialmente en su favor al dictaminar que estaba bajo amparo legal.

Sin embargo, ese mismo tribunal solicitó a su instancia superior, la corte del Distrito de Columbia, que decidiera si aquellos comentarios estaban protegidos, reseñó la agencia de noticias Europa Press.

Esta nueva denuncia se suma a la amplia lista de problemas legales a los que se enfrenta Trump mientras intenta llegar de nuevo a la presidencia.

Por delante tiene una investigación sobre el mal uso de documentación confidencial, de presiones en el estado de Georgia para que encontraran pruebas que avalaran sus teorías de fraude electoral cuando fue derrotado por Joe Biden, la de fraude fiscal en la Organización Trump y su responsabilidad en el violento ataque al Capitolio. (Télam)