El candidato presidencial indígena Yaku Pérez denunció hoy en Ecuador un intento de fraude para dejarlo afuera del balotaje, mientras se espera que el escrutinio definitivo defina si él o el empresario Guillermo Lasso pasan a la segunda vuelta con el líder del correísmo, Andrés Arauz.

"Se está confabulando un fraude para impedir que nosotros lleguemos a la segunda vuelta", prevista para el 11 de abril, dijo a la prensa Pérez.

El aspirante por el movimiento indígena, de 51 años, pelea voto a voto su paso a la siguiente ronda con el exbanquero Lasso.

Uno de los dos se enfrentará a Arauz, el delfín del expresidente Rafael Correa que ayer obtuvo el 32,29% de los votos con el 97,56% de las actas electorales escrutadas, un triunfo holgado que, sin embargo, no le alcanza para entronizarse en primera vuelta.

Según el Consejo Nacional Electoral (CNE), Pérez marcha detrás con el 19,80%, mientras Lasso le pisa los talones con el 19,60%.

Pérez afirmó que se transfirieron votos suyos a otros candidatos en 15 puntos porcentuales, pero ninguna autoridad ha corroborado, al menos de momento, esas irregularidades.

Pérez apuntó sus sospechas de fraude hacia Lasso y sus aliados, y también contra Correa.

"Tienen pánico que entremos nosotros a la segunda vuelta", sostuvo en referencia al exmandatario Correa y al candidato de unidad de la derecha, Lasso.

El CNE, que en un conteo rápido dio una ligerísima ventaja a Pérez sobre Lasso, está revisando por inconsistencias un 13,96% de las actas electorales, lo que demoró la difusión de resultados finales de la contienda electoral, reseñaron medios locales y la agencia de noticias AFP.

Esta situación motivó que Pérez planteara una apertura de las urnas en las tres provincias con mayor electorado, incluida Pichincha, cuya capital es Quito.

"La única manera de evidenciar esto es simple: ábranse las urnas", sentenció.

La misión de observadores de la OEA exhortó a la población a que "espere con calma los resultados".

Un vocal del CNE adelantó hoy que la definición final entre Pérez y Lasso podría tardar "varios días".

Por eso, la misión de la OEA instó a "los actores políticos a que se conduzcan con responsabilidad, y al CNE a que brinde garantías de transparencia, certeza y seguridad jurídica a todos los involucrados en el proceso".

"La información oficial mostró con contundencia la necesidad de una segunda vuelta electoral, con un claro binomio en primer lugar, y un estrecho margen entre los binomios que ocupan el segundo y tercer lugar", concluyó en un comunicado. (Télam)