El Partido Nacional (PN) de Uruguay, al que pertenece el presidente Luis Lacalle Pou, analizará mañana su nueva estrategia para defender "a muerte" la Ley de Urgente Consideración (LUC), la herramienta legal que el Gobierno considera fundamental que será sometida a un referendo, si las autoridades convalidan las casi 800 mil firmas recolectadas por el opositor Frente Amplio.

No obstante, la firmeza que anticipó el PN frente a la campaña por el referendo parece no ser compartida por todas las agrupaciones que integran la alianza de gobierno, según la prensa local.

Los "blancos" tomarán el tema como prioritario para definir, primero, la estrategia de cómo ir a controlar la validación de las firmas en la Corte Electoral, si bien el organismo tiene representantes de cada partido.

El presidente del directorio blanco, Pablo Iturralde, dijo al diario El País que la “batalla” se dará en todos los ámbitos y “a muerte” porque consideran que la LUC es una herramienta “muy positiva”.

“Mucha gente joven ha estado llamando desde hace un tiempo, poniéndose a la orden y queriendo hacer cosas para defender la LUC. Ahora a dar la batalla. Si las firmas están, vamos a ir a un debate general. Comunicaremos y defenderemos lo que creemos. Discutiremos porque el Frente Amplio impugna algunos de los artículos que ellos votaron”, comentó.

La LUC surgió como una de las bases fundamentales que acordaron los cinco partidos políticos que se abroquelaron detrás de la candidatura de Lacalle Pou, pero no todos los líderes partidarios podrán ahora salir a jugar un rol preponderante frente al referendo, especula hoy el mismo diario montevideano.

"Cuando este acuerdo se hizo, los líderes que se sentaron alrededor de la mesa fueron el hoy presidente Luis Lacalle Pou, el colorado Ernesto Talvi, el cabildante Guido Manini Ríos, el independiente Pablo Mieres y el líder del Partido de la Gente, Edgardo Novick", dice el reporte.

"Lacalle Pou y Mieres (actual ministro de Trabajo), por los cargos que ostentan, no podrán dedicarse a hacer campaña con tanto énfasis como quisieran, aunque sí pueden hablar del tema. Talvi se retiró de la política, y Novick -aunque nunca lo confirmó- también parece haber decidido hacer lo mismo. Queda Manini Ríos, el líder de Cabildo Abierto, que ha defendido la ley, pero nunca con notoria efusividad", añade.

Quien está decidido a dar batalla es el expresidente y secretario general del Partido Colorado, Julio María Sanguinetti. Lo mismo hará el sucesor directo de Talvi, el ministro de Ambiente Adrián Peña.

En el Partido Nacional toda la responsabilidad de salir a hacer campaña a favor de la LUC parece recaer sobre el directorio que encabeza Iturralde, más teniendo en cuenta el momento que vive Alianza Nacional tras el fallecimiento del exministro del Interior, Jorge Larrañaga.

Manini Ríos advirtió que aún no han tocado el tema en Cabildo Abierto, aunque aclaró que “honestamente, esto no es algo por lo que perdamos el sueño”. Y agregó: “Si están las firmas, se hará un debate, supongo, sobre lo que la LUC es. Verdaderamente creo que hoy mucha gente no tiene ni idea de lo que dice la LUC”.

En tanto, Sanguinetti dijo que no duda de que el Partido Colorado saldrá a defender la LUC en caso de que se concrete el referendo. “Tenemos que esperar primero la aceptación de las firmas. Hemos vivido muchos referendos y más que nunca tenemos que atenernos a las formas, porque suele haber mucho descarte. No hay que adelantarse. Normalmente, luego, si hay referendo, entraremos en el debate con toda convicción, porque entendemos que la LUC fue fundamental, entre otras cosas, para la seguridad ciudadana”.

Mieres, a su vez, señaló: “Si las firmas están va a haber una campaña, pero ahora es momento de la Corte Electoral. Así como tuvimos una actitud de espera mientras se juntaron las firmas, lo mismo debe mantenerse mientras se produce el recuento. Cuando la Corte diga que hay referendo, se discutirá. Estamos convencidos de que la ley es buena, que define un montón de temas acordados en el programa entre todos, y obviamente la vamos a defender”.

El jueves último, el Frente Amplio entregó 797.261 firmas para reclamar un referendo sobre 135 artículos de la LUC, una ley ómnibus que el Gobierno de Lacalle Pou considera fundamental para su gestión.

De acuerdo con la Constitución uruguaya, una consulta popular debe estar avalada por el 25% del padrón electoral, por lo que con 672.000 rúbricas habría alcanzado. (Télam)