El Comité Central del Partido Comunista de Cuba (PCC) convocó hoy a su octavo congreso, del 16 al 19 de abril de 2021, en el que se prevé el retiro de Raúl Castro, primer secretario del partido, y de otras figuras históricas de la revolución, y el compromiso de continuar con el lineamiento y la reforma iniciada en 2008.

"Será el Congreso de la Continuidad, expresado en el tránsito paulatino y ordenado de las principales responsabilidades del país a las nuevas generaciones", indicó la convocatoria, leída por el segundo secretario del partido, José Ramón Machado Ventura, y publicada en el diario oficial Granma.

Ese relevo se realizará "con la certeza de que la Revolución no se circunscribe a quienes la llevaron al triunfo aquel glorioso Primero de Enero (1959), sino a la voluntad y el compromiso de quienes la han hecho suya en todos estos años y los que continuarán la obra", señaló el texto, replicado por la agencia AFP.

El PCC está dirigido por dos figuras históricas de la revolución socialista, el general y expresidente (2008-2018) Raúl Castro y José Ramón Machado Ventura, quienes se acercan a los 90 años, y ya habían anunciado la intención de retiro de la mayoría de esa generación.

El liderazgo del PCC podría recaer en el actual presidente Miguel Díaz-Canel, de 60 años.

La convocatoria del congreso también subrayó la voluntad de continuar la reforma económica emprendida en 2008 por Castro, pese a las dificultades de la isla, cuya economía se vio afectada por la pandemia de coronavirus.

"Se afrontan problemas objetivos y subjetivos que influyen en el ritmo de aplicación de las políticas y medidas aprobadas", estableció el documento del PCC, y agrega que "la situación actual no puede convertirse en justificante que retarde los procesos; por el contrario, impone la necesidad de dar un impulso".

Además, subrayó que "los vínculos entre el sector estatal y el no estatal de la economía han de seguir desarrollándose, como parte de la estrategia económica definida".

El PCC advirtió que "hoy adquiere mayor importancia el trabajo político-ideológico para enfrentar los intentos de restauración capitalista y neoliberal".

En el mismo sentido, añade: "Las redes sociales e internet se han convertido en un escenario permanente de confrontación ideológica, donde también deben prevalecer nuestros argumentos frente a las campañas enemigas".

La conexión 3G llegó a Cuba a finales de 2018, e internet ha sido el arma principal de un movimiento de protesta por parte de artistas que pujan por la libertad de expresión. (Télam)